Cómo arreglar una puerta

Publicado por canalHOGAR, 07 Dic 2016

Reparar puerta

¿Alguna vez se te ha descolgado una puerta o de repente ha empezado a hacer ruido? Si quieres ahorrarte algo de dinero y no tener que llamar a un especialista, vamos a tratar de darte algún consejo para arreglar estas pequeñas dificultades que pueden presentarse ante el desgaste típico del paso del tiempo.

Las puertas pueden darnos más problemas de los que podemos pensar. Pero eso sí, la mayoría de ellos son muy fáciles de solucionar de manera rápida y sencilla. Te proponemos unos sencillos consejos a las cuestiones más habituales. ¿Te animas a tratar de ser un manitas?

Si desde hace un tiempo ves que una puerta de tu casa roza al abrir y cerrar, lo primero que debemos hacer es verificar si se trata del lateral o de la parte inferior. Si además ves que el suelo está arañado por el roce de la puerta, entonces lo más probable es que se deba a que está descolgada, normalmente debido a que las bisagras, con el tiempo, van perdiendo la fuerza.

El arreglo es bastante sencillo: lo primero que debes hacer es quitar la puerta, posteriormente deberás levantar un poco las bisagras y colocar una arandela en cada una.

En el caso de que la puerta no cierre y roce con el marco, comprobaremos cuál es la parte dañada. ¿La manera más sencilla de descubrirla? Pinta el canto con tiza; cuando cierres y abras la puerta, la zona que se haya manchado será por donde roza la puerta. Tendremos que desmontarla y lijarla en ese punto hasta que deje de rozar, probando quizá un par de veces hasta solucionar el problema.

Si lo que sucede es que la puerta hace ruido, debes tener en cuenta que una de las causas puede ser el roce, pero otra puede ser porque haya una acumulación de suciedad en las bisagras. Para solucionar este problema bastará con ejercer un poco de palanca en las bisagras y limpiarlas con un pincel. Posteriormente, aplicaremos un poco de aceite o lubricante específico para que no vuelvan a hacer ruido. Limpiaremos bien la zona con un trapo para no dejar restos de aceite en la puerta y habremos acabado con el aprieto durante una buena temporada.

Y si no te sientes capaz de hacer este tipo de arreglos, debes tener en cuenta que puedes incluir el servicio bricolaje en el Seguro de Hogar MAPFRE, y ya no tendrás que preocuparte por problemas como cambiar un grifo, colgar lámparas, cuadros, cortinas, e incluso montar una estantería.

LO QUE DEBES SABER...
  • Problemas con las puertas: con el paso del tiempo las bisagras van perdiendo fuerza y puede ser que la puerta comience a descolgarse. Los cambios de temperatura también pueden causar los roces.
  • Si la puerta hace ruido: será suficiente con limpiar las bisagras y aplicar aceite o lubricante específico.
  • Si la puerta roza: si los roces se producen en el lateral, deberemos averiguar la zona exacta y lijar bien. Si la puerta roza en el suelo, colocaremos unas arandelas en las bisagras.


Linkedin Google Email WhatsApp

Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos