Cómo transformar una cajonera en una mesilla

Publicado por Vanesa Sánchez, 13 Dic 2012

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Hacer una mesilla

Si te gusta el reciclaje y la restauración, hoy puedes aprender cómo hacer una mesilla con una simple cajonera.

LO QUE DEBES SABER...
  • Herramientas: lija, pintura o barniz, brocha y paño.
  • Pasos: lijar para quitar la pintura vieja. Limpiar y dar pintura o barniz. Podemos ponerle ruedas para que sea más fácil moverla.
  • Decorarla: también podemos utilizar papel de vinilo para forrar la cajonera. Existen un montón de colores y diseños.

 

Además de aprovechar muy bien el espacio con los cajones, tendrás un mueble completamente diferente al que tenías asignándole una nueva utilidad.

 

Cómo aprovechar una cajonera

Las cajoneras que no te sirvan pueden ser ideales para tu habitación como mesillas. Además de poder transformarlas como quieras y elegir los colores que más se adapten al resto de tu mobiliario, son muebles que se llevan mucho. Las simples cajoneras que antiguamente podían parecer feas en nuestra casa, ahora son un complemento que te ayuda con el espacio, ya que al tener tantos cajones puedes guardar multitud de cosas.

Puedes transformar una simple cajonera en una mesilla preciosa. ¿Quieres saber cómo?

Lo primero que debes tener a mano es una serie de herramientas y materiales que te ayudarán a transformar la cajonera en una maravillosa mesilla de diseño único. Entre las herramientas que vas a utilizar necesitarás: lijas, un paño limpio y seco, barniz o pintura, según te guste, y brocha. Si no quieres pintarla, puedes optar por forrarla con papel vinilo que está muy de moda también. Los vinilos están disponibles en varios colores y con diferentes diseños.

Cómo hacer una mesilla de noche

Puedes comprar la cajonera en bruto y ponerte a echarle imaginación. Seguro que te queda de maravilla y sorprenderás a quienes la vean. Hoy en día hay en el mercado distintos tipos de muebles que venden en bruto para decorarlos a nuestro gusto. Así que si te gusta alguna cajonera así, hazte con ella y ponte manos a la obra. En ese caso no necesitarás lijarla, puesto que los muebles que se compran en bruto suelen venir ya lijados. Simplemente, pinta la cajonera o dale barniz a tu gusto y la tendrás enseguida.

Si es una cajonera que tenías en casa, tendrás que quitarle la pintura antigua porque quizá no pegue con los muebles de tu habitación. Después límpiala con el paño para quitar el serrín. Posteriormente puedes barnizarla, pintarla o forrarla con papel vinilo.

Si la cajonera no tiene ruedas puedes optar por ponerle unas que compres en una ferretería. Así será más fácil moverla si tienes que limpiar o llevarla a otro lugar.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos