Un cabecero con una puerta antigua

Publicado por Vanesa Sánchez, 03 Ago 2012

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Hacer cabecero con puerta antigua

Si tienes una puerta antigua o te han dado una, en vez de tirarla lo mejor es reciclarla, ¿y si haces un cabecero con ella?

LO QUE DEBES SABER...
  • Pasos: quita las bisagras, cerrojo y pomo. Después líjala suavemente, arregla con pasta reparadora imperfecciones y como último paso, píntala.
  • Cabecero vintage: da un estilo diferente a tu habitación. Puedes ponerle patas o colgarlo en la pared.
  • Antes de pintar: si quieres cubrir por completo el color que tenía la puerta, lo aconsejable es dar primero una capa de imprimación.

 

Por muy estropeada que esté la puerta se puede recuperar y convertirla en un cabecero fantástico. Sigue estos consejos fáciles y en poco tiempo tendrás un cabecero muy original y barato.

 

Cabecero vintage con una puerta antigua

Coge la puerta y dale un aire vintage, que ahora está muy de moda, y convierte tu dormitorio en una habitación única. Para comenzar quita el pomo, las bisagras y el cerrojo, si lo tuviera. A continuación lija muy bien la puerta para quitar tanto las astillas que pudiera tener, como las imperfecciones y el sobrante de la pintura. Para lijarla, compra lija para madera fina, así quedará perfecta. Recuerda lijar siempre en sentido de la veta.

Asegúrate de dejarla muy bien lijada. Esta será la peor parte del trabajo y más laboriosa. Si lo prefieres puedes coger una lijadora eléctrica que te lo facilitará mucho más que hacerlo manualmente. Si quieres darle ese aire vintage, usa una lija fina y hazlo suavemente para no quitar ese toque antiguo.

Hazte con una patas, que pueden ser metálicas o de madera, como tú quieras. Si lo prefieres, una vez terminado el cabecero puedes colgarlo en la pared a la altura que quieras, de esta forma no necesitarás las patas.

Terminar el cabecero

Antes de proceder a pintarlo, comprueba que no tiene imperfecciones que se vayan a notar mucho. Si es así, utiliza una pasta reparadora específica para madera. Tendrás que darle bien donde veas que está defectuosa. Deja bien lisa esa zona y espera a que se seque. Cuando esté completamente seca deberás pasar muy suavemente una lija para que quede toda igualada.

Como último paso tocará pintarlo. Puedes utilizar pintura similar a los muebles de tu habitación para que no tenga demasiado contraste. Si el color que tenía la puerta anteriormente es muy oscuro, puedes dar primero una mano de imprimación, es decir, una capa de un producto que cubre por completo la pintura anterior y no tendrás problemas después.

Puedes elegir pinturas al esmalte que tienen un secado más rápido y no sentirás un olor tan fuerte como con otro tipo de pinturas. Dependiendo del resultado que le quieras dar, tendrás que utilizar una mano o dos. Una vez seca, ya puedes colocarle las patas o colgarlo directamente en la pared.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos