Cómo construir un horno solar

Publicado por Luis Bermejo, 17 Mar 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Construye tu propio horno solar

Cada día estamos más concienciados con el medio ambiente, y las energías renovables son una buena manera de conservarlo. Dentro de estas energías encontramos las que producen electricidad y las que producen calor.

LO QUE DEBES SABER...
  • Temperatura: según los materiales de construcción, podemos conseguir temperaturas entre 90 ºC y 175 ºC.
  • Clima: obviamente, dependeremos de que haga un día soleado para poder cocinar.
  • Ahorro: es una manera sencilla y económica de usar sistemas de cocinado al vapor.

En cuanto a las energías renovables que producen calor, podemos destacar los calentadores de agua, los sistemas de calefacción y las cocinas u hornos solares. Un horno solar es un aparato que usa la energía solar para calentar o cocinar los alimentos. Veamos cómo podemos hacernos un pequeño horno solar para aprovechar el calor del sol.

 

Es necesario forrar el interior 

Lo primero que necesitaremos es un recipiente, podemos prepararlo de obra con ladrillos o hacerlo con algún contenedor metálico, medio bidón de los que se usan en las industrias para el aceite puede ser muy útil. Si nos decantamos por el sistema de obra, es importante usar materiales aislantes, en este caso usar un adobe de barro y paja sería la opción más adecuada, ya que además es ecológica. 

El interior hay que forrarlo de algún reflectante, podemos usar papel de plata o alguna chapa pulida. Otra solución es pintar el interior de negro, esto servirá de acumulador de calor, aunque requerirá de un calentamiento previo del horno. Exteriormente tendremos que colocar unos reflectantes, que podremos orientar para concentrar la mayor cantidad de luz solar sobre el interior del horno, se puede usar alguna madera forrada en reflectante o, directamente, una chapa pulida.

Orientar el horno hacia el sol

Es recomendable colocar un cristal sobre el horno, que evitará pérdidas de calor. Para no tener problemas, usa un cristal templado con los bordes esmerilados. Finalmente, es muy importante aislar la parte exterior del horno. Si lo hemos fabricado de obra, el adobe ya nos servirá de aislante y no tendremos que añadir nada más; en cambio, si está fabricado en metal, será preciso aislarlo con espuma de poliuretano en espray que aplicaremos a toda la superficie en una capa fina, ya que conforme se vaya secando aumentará de volumen. 

Una vez construido el horno, tendremos que orientarlo hacia el sol y alinear los reflectantes para que reflejen toda la luz hacia el interior. Si disponemos de un termómetro interior, veremos que va aumentando la temperatura. Solo nos quedará meter nuestra comida y esperar entre 2 y 4 horas para un buen asado.

 

¿Te ha gustado este artículo? No te pierdas nuestros boletines. ¡Apúntate!



Comentarios (1)

gdani535 comento el 17/03/2015 a las 12:55

Me parece una idea buenísima para aprovechar la luz del sol, además se me ocurren multitud de recetas para hacer con este tipo de horno. Creo que este verano ya tengo entretenimiento para la casa del pueblo.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos