Cómo cortar un espejo

Publicado por Luis Bermejo, 03 Oct 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cortar espejos

Los espejos son elementos decorativos que ayudan a dar amplitud a nuestras estancias, así que tener espejos en casa es algo casi obligatorio. Puede que no siempre encontremos el espejo adecuado o con el tamaño que necesitamos, así que la solución pasa por acudir a una cristalería para que nos lo hagan a medida o también podemos cortar espejos antiguos para reutilizarlos.

LO QUE DEBES SABER...
  • Herramientas: para cortar espejos necesitaremos herramientas especiales que encontraremos en cualquier establecimiento de bricolaje.
  • Seguridad: la seguridad es muy importante, al manipular espejos usaremos guantes y gafas de seguridad.
  • Dato: realmente no se corta el espejo, lo que hacemos es una fractura controlada.

Hoy queremos enseñaros cómo podéis cortar un espejo adecuadamente y qué precauciones hay que tomar.

 

Usar un cortador de cristal

Para realizar esta tarea podemos usar una placa de espejo grande o un espejo antiguo que queramos cortar. Utilizaremos en todo momento guantes de protección especiales y gafas para hacer tareas de bricolaje.

Marcaremos con un rotulador indeleble la línea a cortar por el lado del espejo que refleja. Antes de realizar la tarea, aplicaremos aguarrás con una brocha sobre la zona de corte. Con la ayuda de una regla o un listón de madera que nos sirva de guía, pasaremos el cortador de cristales apoyándolo verticalmente sobre la superficie y ejerciendo una presión moderada. De esta manera rallaremos el cristal y nos aseguraremos de que conseguimos una marca lineal y continua. Si queremos hacer cortes redondos, existen herramientas especiales para hacer marcas circulares.

 

Un buen acabado para el espejo

A continuación, apoyaremos el espejo firmemente sobre el canto de la mesa con la línea marcada justo en el borde, y con cuidado ejerceremos una ligera presión hacia abajo. El cristal se romperá justo por la marca. Si se han quedado trozos o pequeños picos, podremos quitarlos con un alicate o una tenaza. Una vez retiremos los sobrantes, con una lija de grano 200, aproximadamente, lijaremos los bordes para eliminar las zonas cortantes. Si queremos, también podemos ayudarnos de una lijadora eléctrica.

Ya tendremos nuestro espejo listo para colocarlo donde queramos: podemos montarlo sobre un marco o fijarlo directamente en la pared con la ayuda de algún adhesivo de montaje.

Este trabajo de bricolaje también puede sernos útil si se nos rompe un espejo por alguna zona, pues podremos cortarlo para hacerlo más pequeño o darle una forma diferente.



Comentarios (1)

martincp118 comento el 03/10/2014 a las 12:39

Me gusta esta idea, porque necesito un espejo con una forma rara para mi madre y no sé dónde encontrar uno. No parece muy difícil cortarlo.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos