Cambiar una puerta por otra más ancha

Publicado por Luis Bermejo, 10 Abr 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Instalar puertas anchas

Si tenéis a alguien en casa que necesita usar silla de ruedas y no puede entrar en las habitaciones porque las puertas son estrechas, hoy os enseñaremos a cambiar las puertas interiores de casa por otras más anchas.

LO QUE DEBES SABER...
  • Medidas: las medidas de las puertas están estandarizadas y los anchos son de 62 cm, 72 cm, 82 cm o 92 cm.
  • Anchura: el ancho mínimo que deberemos instalar para una silla de ruedas es de 82 cm.
  • Marco: las puertas tienen debajo del marco un premarco de madera, que es la parte que se sujeta a la pared.

Para hacer este trabajo de bricolaje necesitaremos una puerta y jambas nuevas (las piezas del marco).

 

Quitar la puerta antigua

Comenzaremos quitando la puerta y el marco exterior con ayuda de una palanca. Para ello, desatornillaremos las bisagras del marco y con la palanca quitaremos las jambas del interior, dejando el premarco totalmente a la vista.

Después, quitaremos uno de los listones laterales del premarco y, teniendo en cuenta que la nueva puerta será unos centímetros más ancha, marcaremos una línea vertical en la pared con un lápiz ayudándonos de un nivel láser. A continuación, pasaremos una amoladora o una cortadora eléctrica por la línea marcada por ambos lados de la pared, esto evitará que al picar se nos haga más grande el hueco.

Con una maza y un cincel picaremos con cuidado la pared y quitaremos el material que sobra. Es recomendable poner unos cartones en el suelo para no dañarlo y así manchar lo menos posible.

 

Instalar una puerta más ancha

Cuando tengamos el hueco preparado podremos comenzar a montar la puerta nueva. Añadiremos un trozo de listón de madera para completar el premarco superior, fijándolo con unas puntas de cabeza perdida con el martillo. Presentaremos la pieza lateral (la que habíamos quitado anteriormente) y la calzaremos con unas cuñas para dejarla a nivel.

Pondremos las riostras (son unos listones cruzados que mantienen la forma de la puerta) y aplicaremos espuma de poliuretano con precaución, ya que aumentará su volumen mucho cuando se seque. Una vez seca, cortaremos el sobrante con un cúter y retiraremos las riostras.

Instalaremos las jambas interiores asegurándonos de que están bien niveladas. Colocaremos las bisagras y, si nos ha quedado alguna zona desconchada en la pared, será el momento de repararla con yeso y una llana. Una vez seco todo, lijaremos y pintaremos.

Colocaremos las jambas laterales y la superior con unas puntas de cabeza perdida, ayudándonos de un botador para terminar de embutirlas y poder taparlas con cera. Solo nos quedará insertar la puerta en las bisagras y comprobar que abre y cierra correctamente.

¡Finalizado!, con este sencillo trabajo habremos ampliado las puertas de nuestro hogar facilitando la vida a las personas con movilidad reducida.

 

Si quieres recibir consejos como estos y otros muchos más, el boletín de canalHOGAR es para ti. ¿A qué esperas para suscribirte?



Comentarios (1)

gdani535 comento el 10/04/2014 a las 12:56

Me apunto este artículo por si alguna vez necesito instalar puertas anchas, por necesidad o por estética :)

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos