Cómo reemplazar ventanas

Publicado por Vanesa Sánchez, 27 Nov 2012

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cambiar ventanas

Cuando te enfrentas a una reforma en casa y te toca cambiar las ventanas, te puede parecer que no vas a ser capaz de hacerlo solo.

LO QUE DEBES SABER...
  • Ventanas: si son antiguas cámbialas para aislar mejor del frío. Escoge entre el PVC o el aluminio.
  • Proceso: primero quita la ventana vieja. Coge un destornillador y un martillo o una espátula para ayudarte. Retira los escombros.
  • Pasos: nivela el nuevo marco y atorníllalo. Rellena el hueco con espuma de poliuretano y repara la pared.

 

Pero estás muy equivocado. Con unos sencillos pasos tendrás en muy poco tiempo unas nuevas ventanas. Da igual del material que sean, el procedimiento suele ser el mismo.

 

Qué ventanas son más adecuadas

Puede ser que vivas en un edificio antiguo y que las ventanas de tu casa no te gusten. Puede ser que, simplemente, estés haciendo una reforma y te apetezca cambiarlas. Sea cual sea tu caso, no necesitas muchos conocimientos para cambiar las ventanas.

Algunas veces, las ventanas antiguas hacen que el aire entre por ellas y por tanto puedes pasar más frío en invierno. Al cambiarlas contribuyes a aislar tu casa. Las ventanas de aluminio o PVC son las que mejor aíslan del frío y, además, son fáciles de poner.

Cómo cambiar las ventanas

Para quitar la ventana antigua deberás pedir ayuda a otra persona, pues puede pesar demasiado. Cuando la tengas ya quitada, comenzarás la tarea de colocar la nueva. Lo primero que harás es quitar el marco de la ventana con la ayuda de una espátula o un destornillador y un martillo. Quita todos los tornillos o clavos que tenga el marco. Ten en cuenta que pueden estar cubiertos con la pintura y no se noten bien. Quita el protector del marco y haz un corte con la sierra en la mitad que está en la propia pared. Es mejor que busques los puntos de fijación del marco para facilitar la labor. Retira también los restos de escombros que puedan quedar.

Ahora pon el nuevo marco en el hueco y atorníllalo bien. Comprueba que esté nivelado. Rellena el hueco entre el marco y la pared con espuma de poliuretano, que es un producto sintético muy resistente al paso del tiempo, siendo además un aislante muy eficaz.

Como paso final, comprueba que está todo correcto y que no entra frío. Por último repara la pared con cemento, alísala y píntala.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos