Restaurar superficies de piedra

Publicado por Luis Bermejo, 15 Ene 2015

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo restaurar la piedra

La piedra es uno de los elementos decorativos más antiguos que existen, es un producto natural y soporta perfectamente las inclemencias del tiempo, por lo que está muy indicado para superficies exteriores. Se puede encontrar en muebles para jardín, paredes, suelos o en objetos decorativos, por ejemplo.

LO QUE DEBES SABER...
  • Precauciones: la piedra es un elemento poroso, por lo que tendremos que tener cuidado con el producto que usamos o podríamos dejar manchas permanentes.
  • Seguridad: algunos productos de limpieza son muy fuertes y peligrosos, así que utilizaremos guantes y gafas para evitar accidentes y, sobre todo, trabajaremos en zonas bien ventiladas. 
  • Acabado: podemos emplear productos que sellen la piedra y eviten las plagas de hongos.

Pero, aunque la piedra resiste bien, en alguna ocasión puede requerir de algún mantenimiento. Polvo y tierra, hongos o musgo, pueden ser solo algunos de los problemas que podemos encontrarnos. Vamos a ver unos consejos para restaurar y recuperar la piedra.

 

Limpiar y restaurar piedras

La mejor manera de restaurar la piedra en un mueble, suelo o pared de exterior es comenzar con la limpieza. Podemos usar una hidrolimpiadora a presión o, si no tenemos, también nos puede servir una vaporeta o una manguera de agua que salga con bastante presión. Empezaremos con poca presión para evitar daños, sobre todo en las juntas de las piedras, y la iremos aumentando si las manchas son resistentes.

Si después de usar la hidrolimpiadora quedan restos, tendremos que hacer una limpieza puntual. Para ello, podemos usar salfumán o aguafuerte rebajado con agua, o también amoniaco o algún producto específico de limpieza para piedras; pero, sobre todo, no usaremos uno sobre otro ni los mezclaremos, ya que son productos muy fuertes y pueden reaccionar entre ellos.

Mojaremos bien la zona con agua para evitar que absorba la suciedad que eliminemos, y aplicaremos el producto con una esponja o cepillo de cerdas de plástico. Utilizaremos guantes protectores y gafas, ya que suelen ser productos abrasivos. No dejaremos que la suciedad escurra, con la ayuda de una esponja la iremos retirando y, una vez limpia la superficie, la secaremos bien con un trapo.

Si tenemos algún problema con este trabajo, existen seguros de hogar que incluyen tareas de bricolaje gratuitas que nos podrían venir muy bien en este caso.

Tratar la superficie de piedra

Cuando hayamos acabado de limpiar, podemos aplicar, si queremos, algún producto protector. Existen productos específicos para tratar la piedra, solo tendremos que seguir las instrucciones del fabricante para aplicarlos. Estos productos dejan la superficie de piedra sellada y es más difícil que la suciedad penetre en ella. Además, algunos tienen poder fungicida sobre hongos y musgo. Consultaremos en un centro de bricolaje para saber cuál es el producto más indicado para el tipo de piedra que tengamos.

Ya veis lo fácil que es hacer trabajos de restauración de superficies de piedra, ¿os animáis?

 

Si te han parecido interesantes estos consejos de bricolaje, nuestro boletín de canalHOGAR te da muchos más. ¡Suscríbete ahora!



Comentarios (1)

pedromuoz720 comento el 15/01/2015 a las 11:50

Me encantan los hoteles, restaurantes... que tengan algunos espacios hechos de piedra. Pero es verdad, que con el tiempo es un material que se debilita mucho.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos

Diferentes tipos de candados

Clases de candados

17 Oct 2016