Tipos de impermeabilizaciones en sótanos

Publicado por Luis Bermejo, 11 Dic 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Impermeabilizar el sótano

Los sótanos, por estar casi siempre alguna de sus partes bajo tierra, suelen estar muy expuestos a la humedad. Una buena impermeabilización es imprescindible en estos casos. Si podemos tenerlo en cuenta antes de su construcción, mejor, pero aun así no está todo perdido, pues existen sistemas para impermeabilizar un sótano a posteriori.

LO QUE DEBES SABER...
  • Humedad: la humedad puede producir moho y este a su vez reacciones alérgicas. Es muy recomendable corregir siempre los problemas de humedades.
  • Precaución: la humedad puede deteriorar los materiales y, en casos más extremos, puede llegar a peligrar la estructura de la casa.
  • Ventilación: una buena ventilación también puede ayudar a mitigar los efectos de la humedad en los hogares.

Generalmente, las zonas de un sótano más expuestas a humedades y filtraciones son las que están bajo tierra, ya que esta última acumula y mantiene la humedad pegada a la pared exterior de la estancia. Si nuestro sótano no está bien impermeabilizado, puede que con las lluvias y el mal tiempo aparezcan humedades y averías. Un buen seguro de hogar nos resolverá cualquier problema

 

Impermeabilizar techos y muros

Si es el techo el que está bajo tierra, bastará con colocar una impermeabilización que trabaje a presión directa, es decir, antes de la pared. Telas asfálticas, láminas de PVC o membranas de poliuretano son las opciones más indicadas en este caso. Para la instalación de este tipo de impermeabilizantes es necesario descubrir la zona y aplicarlos en la parte exterior del techo.

En el caso de los muros, lo más efectivo sería descubrir las paredes exteriores y aplicar una impermeabilización a presión directa, como la que hemos mencionado anteriormente. Además, tendríamos que añadir un drenaje para desviar el agua acumulada fuera de la zona.

Cómo impermeabilizar el suelo del sótano

Si no podemos descubrir el muro, aplicaremos impermeabilizantes que trabajen a contrapresión, es decir, los que se instalan en el interior de los muros. Los más utilizados son los morteros cementosos o los polímeros, pero también podemos usar un sistema de relleno que consiste en hacer taladros cada cierto espacio e inyectar una resina que se extenderá en el interior del muro formando una capa aislante.

Solo nos quedará por impermeabilizar el suelo. Si no hemos tenido la precaución al construir el sótano de colocar un impermeabilizante a presión directa antes de echar la solera (telas asfálticas, membranas, etc.), solo podremos usar después un impermeabilizante que trabaje a contrapresión (morteros cementosos, resinas o polímeros).

Si aplicamos correctamente estos procedimientos, nos olvidaremos de las humedades en el sótano para siempre.

 

¿Te ha gustado este artículo? No te pierdas nuestros boletines. ¡Apúntate!



Comentarios (1)

charliesbin89 comento el 11/12/2014 a las 11:59

El año pasado decidí impermeabilizar mi sótano por miedo a que salieran humedades, y de momento no ha salido ninguna.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos