Reparar una manguera de jardín

Publicado por Luis Bermejo, 08 Abr 2014

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Reparar manguera

La manguera del jardín es uno de los elementos externos que más sufren. Al estar retorcida y mal enrollada es posible que se dañe y, por tanto, pueden producirse fugas. Si nuestra manguera es de calidad y no queremos cambiarla por una nueva, estas indicaciones nos ayudarán a reparar solo la zona estropeada.

LO QUE DEBES SABER...
  • Medidas: no todas las mangueras son iguales, las hay de diferentes diámetros, pero los más normales son de 13 mm, 15 mm y 19 mm.
  • Sol: es el peor enemigo de nuestra manguera, es recomendable protegerla de la acción directa de los rayos.
  • Cuidado: no debemos guardar la manguera extendida ni retorcida.

Lo primero que tendremos que hacer será buscar el punto o puntos de fuga, pues serán las únicas zonas que repararemos.

 

Marcar la zona de fuga

Para ello, extenderemos completamente la manguera y colocaremos una boquilla cerrada en un extremo, abriremos el grifo del agua para que le llegue presión, observaremos por dónde pierde agua y marcaremos la zona con un rotulador o cinta aislante. 

Cortaremos la sección con fugas para tenerla de muestra y nos la llevaremos para comprar un kit de reparación de mangueras (que puede estar compuesto por un tramo de tubo de metal con 2 bridas) o un kit para empalmar (que tendrá 2 terminadores de conexión rápida hembra y un adaptador macho-macho). Gracias al trozo que hemos cortado nos podrán aconsejar en un centro de bricolaje.

 

Pasos para arreglar la manguera

Antes de nada, nos aseguraremos de que las zonas cortadas de la manguera están totalmente saneadas.

Si hemos comprado un kit de reparación con tubo metálico, sumergiremos una de las puntas de la manguera en agua caliente, esperaremos un minuto aproximadamente e introduciremos la mitad del tubo de metal. Después, repetiremos el proceso con la otra punta, la introduciremos y apretaremos las bridas con un destornillador.

Si por el contrario tenemos un kit para empalmar, cogeremos uno de los terminadores hembra, soltaremos la tuerca e introduciremos una punta de la manguera. Apretaremos la tuerca hasta que quede bien sujeta (mucha precaución al apretar, pues los accesorios suelen ser de plástico y se rompen), instalaremos el otro terminador en la otra punta y encajaremos el adaptador macho entre los dos tramos de manguera.

Ya tendremos nuestra manguera lista para otra temporada, pero no debemos olvidar que la mejor manera de mantenerla como nueva es guardarla lejos del sol y bien enrollada.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos

Diferentes tipos de candados

Clases de candados

17 Oct 2016