Protección en trabajos de soldadura

Publicado por Cristina Yáñez, 03 Oct 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Protegerse adecuadamente para soldar

Una de las tareas de bricolaje que más peligro puede conllevar si no vamos equipados correctamente, es la soldadura, ya que puede producirnos quemaduras y lesiones tanto en la piel como en los ojos. Por ello, os vamos a dar unas pautas para que elijáis correctamente vuestra protección en los trabajos de soldadura y podáis llevar a cabo este tipo de trabajos de una forma segura y sin riesgos para la salud.

LO QUE DEBES SABER...
  • Gafas: deben protegernos de las chispas que puedan saltar y de la radiación ultravioleta que existe en algunos tipos de soldaduras.
  • Guantes: tienen que permitirnos manejar las herramientas con soltura, pero a la vez protegernos adecuadamente.
  • Ropa: debe ser de una tela especial que aguante las posibles chispas y es conveniente complementarla con algún tipo de mandil.

 

Aunque vayamos a realizar una soldadura de muy pocos minutos, es absolutamente necesario tener la protección adecuada para evitar cualquier tipo de problema. 


Elegir correctamente los guantes 

Siempre que vayamos a realizar una soldadura, debemos estar equipados con las protecciones adecuadas, ya que pueden saltar chispas a nuestro cuerpo y crearnos quemaduras que afecten tanto a nuestra piel como a nuestros ojos. Por ello, es fundamental tener unos guantes, unas gafas o máscara y un mono de trabajo.

Los guantes que elijamos deben de aunar dos características muy importantes. Por un lado, que sean lo suficientemente gruesos para que las chispas que van saltando al realizar las soldaduras no los atreviesen y lleguen a nuestra mano. Y por otro lado, que nos permitan mover la mano con agilidad para manejar correctamente el soldador. 

Gafas apropiadas para trabajos de soldadura 

En cuanto a las gafas, tienen que tener unos cristales protectores que aguanten también las chispas que se produzcan y, sobre todo, estar correctamente polarizadas, para que la luz que se genera si soldamos con arco eléctrico no afecte a nuestra vista, ya que se produce una especie de radiación ultravioleta. Por tanto, tenemos que tener unas gafas debidamente homologadas para protegernos de ese tipo de luz.

Por último, el mono de trabajo, al igual que los elementos anteriores, debe resistir las chispas que puedan saltar para mantener nuestra piel a salvo y debe ser de un tejido lo suficientemente flexible para que permita movernos con total libertad. Es conveniente, además, colocarse un peto o mandil para realizar este tipo de trabajos, de manera que estemos mucho más protegidos, ya que toda precaución es poca cuando se trata de realizar cualquier trabajo de soldadura.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos

Diferentes tipos de candados

Clases de candados

17 Oct 2016