Limpiar una lijadora de banda

Publicado por Cristina Yañez, 03 Oct 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Cómo limpiar correctamente una lijadora de banda

Si soléis realizar trabajos de bricolaje, es muy posible que hayáis utilizado alguna vez una lijadora de banda o incluso tengáis una en casa. Si este fuera el caso, habréis comprobado que, con el paso del tiempo, la lija pierde efectividad debido a que va acumulando suciedad. Por ello, os vamos a enseñar cómo limpiar la lijadora de banda para que alarguéis la vida de cada una de las hojas de lija.

LO QUE DEBES SABER...
  • Lijas: se sustituyen cuando ya no pueden ser usadas debido a que han perdido todo su poder para pulir superficies.
  • Zapato: con un zapato viejo que tenga suela de goma podemos limpiar las lijas y que queden como nuevas.
  • Ahorro: si aprovechamos la vida útil de cada lija, podremos ahorrarnos un dinero considerable al no tener que comprarlas tan a menudo.

 

La lijadora de banda es una herramienta perfecta para cuando tenemos que pulir madera u otros materiales debido a su comodidad y potencia

 

Suciedad en las lijas 

Una de las grandes ventajas de las lijadoras de banda es que utilizan papeles de lija intercambiables, por lo que, una vez que ha cumplido con sus funciones, podemos cambiar la hoja por una nueva y seguir trabajando sin ningún tipo de problema. Lo más aconsejable es cambiar la lija una vez que esté desgastada y veamos que ha perdido color, adquiriendo un tono blanco en toda su superficie. Aunque uno de los errores más comunes que se cometen es confundir este desgaste con la suciedad, no hay que desechar una lija que todavía está en perfectas condiciones porque creamos que ya está gastada cuando lo único que tiene es suciedad acumulada

Eliminar la suciedad de la lijadora 

Para eliminar esta suciedad y dejar nuestra lija como nueva para posteriores usos, lo que tendremos que hacer es seleccionar la velocidad máxima del aparato y acercar un zapato de goma que ya no usemos a la lija. Aunque pueda parecer una idea algo descabellada, es un truco que funciona realmente bien.

Debemos intentar que la suela de goma cubra toda la superficie de la lija y lijarla durante un minuto aproximadamente. Pararemos el aparato y comprobaremos que la suciedad se ha eliminado y no quedan restos. En caso contrario, podemos lijar unos 10 segundos más para acabar por completo con toda la suciedad y ya tendréis la lija como nueva.

Si lleváis a cabo este truco, veréis como conseguís unos resultados excepcionales y alargáis la vida de cada una de las lijas, con el ahorro económico que eso conlleva.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos