Tipos de clavos

Publicado por Vanesa Sánchez, 16 Jul 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Variedades de clavos

Los clavos son elementos indispensables en la mayoría de las tareas de bricolaje. Y son muchos los tipos que hay, dependiendo de los materiales que vayamos a unir.

LO QUE DEBES SABER...
  • Clavos: dependiendo del material que vayamos a unir, habrá que utilizar unos tipos de clavos u otros.
  • Variedades: de cabeza plana, de punta perdida, de punta entorchada, tachuelas, de cabeza ancha, etc.
  • Según su material: existen las puntas de acero, las especiales para yeso y las galvanizadas, entre otras. 

 

Es necesario, para un buen acabado, utilizar el clavo adecuado que no dañe el material trabajado y que permita que el agarre de las piezas sea el correcto.

 

Los clavos más utilizados

Si vamos a realizar un trabajo de carpintería con madera, los clavos más habituales son los de cabeza plana, porque son rápidos de introducir y también se pueden extraer sin gran dificultad. Cuando queramos que, por motivos estéticos, la cabeza quede oculta, utilizaremos los clavos de punta perdida, que al clavarlos quedan encastrados en la madera y son difíciles de apreciar para la vista. También se usan en este caso los clavos de punta entorchada y los de tornillo, que al girarlos se introducen en la madera dando más consistencia a la unión.

Para fijar piezas en trabajos de construcción, como tejas o placas, los clavos que debemos emplear son los de cabeza ancha, también llamados clavos de techar o clavos de fuerza.

Para colgar cuadros u otros objetos no muy pesados en las paredes, los clavos que se utilizan son los de escarpia. Para otros más pesados es mejor usar los de grapa de acero. Si vamos a sujetar cables o redes, los mejores son los clavos de grapa.

Para los trabajos de tapicería se utilizan tachuelas o clavos de cabeza redonda, útiles, estéticos y característicos de este tipo de uniones de madera y tela o cuero.

Tipos de clavos según el material del que estén hechos

- Puntas de acero: estos clavos son de gran resistencia y se utilizan para fijar madera a piedra o usos similares.

Puntas para yeso: son galvanizadas para impedir que salga óxido y manche el yeso. Son acanaladas de cabeza plana y con estrías. Las puntas que se utilizan para colocar los paneles aislantes como puede ser la lana de vidrio, suelen ser habitualmente de acero galvanizado.

Recuerda que, como cualquier trabajo, todo tiene su técnica y dependiendo de cómo lo hagamos, el acabado será más fino y eficaz. Y sobre todo, debemos ser cuidadosos a la hora de sujetar el clavo para evitar golpes en los dedos.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos

Diferentes tipos de candados

Clases de candados

17 Oct 2016