La seguridad en el bricolaje casero

Publicado por Cristina Yáñez, 10 Jul 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Seguridad en los trabajos de bricolaje caseros

En muchas ocasiones tenemos que realizar trabajos de bricolaje en casa por determinadas necesidades o por la rotura de algún aparato o elemento del hogar y, aunque bien es cierto que la mayoría de las veces son tareas menores y sencillas, no por ello debemos dejar a un lado la seguridad. Por ello vamos a daros algunos consejos para que sea cual sea el trabajo de bricolaje casero que realicéis, lo hagáis dentro de unas pautas seguras.

LO QUE DEBES SABER...
  • Herramientas: debemos comprarlas en lugares especializados que nos garanticen la calidad de las mismas.
  • Protección: es recomendable protegernos las partes de nuestro cuerpo que puedan ser susceptibles a sufrir daños.
  • Mentalidad: por muy pequeña que sea la tarea que vayamos a realizar, debemos ser conscientes de que siempre entraña un riesgo.

 

Debemos emplear cada herramienta para la función con la que ha sido diseñada y no realizar trabajos con material no destinado a esa actividad. 


Procedencia de las herramientas 

Lo primero que debemos tener en cuenta es que, si usamos herramientas eléctricas o más complejas que un simple martillo, hay que cerciorarse de que proceden de un fabricante con unos mínimos estándares de calidad. Aunque solo tengamos que hacer un pequeño agujero, la herramienta debe tener una calidad garantizada.

Son muchas las personas que debido al poco uso que van a hacer de la herramienta, la compran en tiendas no especializadas ni dedicadas al bricolaje y optan por productos sin certificación y con una calidad ínfima, que a la larga acaban volviéndose en su contra y realizan malos acabados o provocan accidentes. Por tanto, en temas de seguridad es mejor gastarse un poco más y así evitar riesgos innecesarios. 

Precauciones de seguridad 

Una vez que tengamos una buena herramienta de trabajo, no debemos descuidar la seguridad y creer falsamente que, como poseemos el mejor producto del mercado, ya no nos puede pasar nada. Así que es muy conveniente proteger nuestro cuerpo dependiendo de la tarea que vayamos a realizar.

Por ejemplo, para utilizar martillos, alicates, llaves inglesas y demás herramientas del mismo tipo, conviene protegerse las manos con unos guantes para evitar dañarlas y poder agarrar con fuerza la herramienta sin miedo a desollarnos la mano. En trabajos en los que salten chispas, es obligatorio el uso de gafas protectoras, ya que si nos entrara en el ojo una simple viruta podría traer problemas bastante graves. Por último, si vamos a realizar taladros continuados, no está de más el uso de unos cascos protectores para los oídos.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos