Cómo limar el metal

Publicado por Vanesa Sánchez, 04 Jul 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Pasos para limar metales

El metal es un material perfecto para trabajar y ofrece una gran resistencia, lo que permite que el mueble u objeto que hagamos sea muy duradero

LO QUE DEBES SABER...
  • Qué lima elegir: hay diferentes tipos según la superficie a limar, además también las hay más o menos gruesas.
  • Proceso: elegir la lima adecuada y pasarla varias veces sobre la superficie en distintas direcciones para rebajar el material de manera uniforme.
  • Trapo: al finalizar es necesario pasar un trapo húmedo para comprobar si el metal ha quedado bien o es necesario limarlo más.

 

Sin embargo, a la hora de cortar o limar el metal, puede llegar a suponer un problema si no escogemos la herramienta adecuada.

 

Elegir la lima

En los centros de bricolaje existen diferentes tipos de limas adecuadas para los materiales que se van a tratar. Las limas pueden ser de diferentes formas como redonda, plana, triangular, etc., al igual que también varían los precios.

Para elegir la lima adecuada al material que se va a trabajar, estas suelen depender del picado que tengan, es decir, de la rugosidad de la lima. Por ejemplo una lima con un rugado sencillo se utiliza para el aluminio, el estaño, el plomo, el cobre o el latón. Dependiendo también de las limas que se escojan, se conseguirá una superficie más acabada o menos. Si por ejemplo vamos a limar alguna superficie de una anchura de más de 0,2 mm, es mejor que utilicemos limas bastas para lograr un acabado rápido.

Limar una superficie de metal

Para limar el metal perfectamente, se escogerá la lima más adecuada según la superficie a tratar y la forma que tenga. Por ejemplo, para las superficies que sean planas lo mejor es cruzar las pasadas de la lima, incidir en el centro y dar una pasada en las esquinas. Después de limar, pasaremos un trapo un poco húmedo para eliminar cualquier resto de virutas que haya podido quedar, y para comprobar el estado del metal, pues quizá necesitemos limarlo más. En el caso de que una superficie de metal sea cóncava, la mejor lima será la de mediacaña.

Para limar correctamente el metal y con óptimos resultados, lo mejor será pasar la lima cada vez en una dirección distinta, para así ir rebajando uniformemente y dejar todo perfecto.

Debemos usar siempre una lima de mayor dureza que el propio metal y asegurarnos de que la herramienta esté en perfecto estado para que no tengamos problemas en la tarea. Sujetaremos bien el metal y trabajaremos con las dos manos para ejercer la presión justa sin esforzarnos demasiado.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos