Cómo instalar una cerradura en la puerta

Publicado por Cristina Yañez, 25 Abr 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Colocar en la puerta una cerradura

Una de las tareas que a simple vista puede parecernos muy complicada es la de instalar una cerradura en la puerta. Pero nada más lejos de la realidad, ya que se trata de un proceso muy sencillo que podemos hacer nosotros mismos con unos conocimientos básicos de herramientas y bricolaje. De esta manera nos saldrá más económico que si contratamos a alguien para que la instale.

LO QUE DEBES SABER...
  • Plantillas: la mayoría de las cerraduras traen plantillas para que sea más fácil saber dónde realizar los agujeros.
  • Anclaje: normalmente van ancladas a la puerta mediante tornillos situados en las esquinas de la cerradura.
  • Tiempo: en menos de una hora se puede tener una cerradura montada y bien colocada.

 

Necesitaremos algunas herramientas básicas como un destornillador y un taladro, para poder fijar e insertar la cerradura en el correspondiente lugar de la puerta.

 

Trabajar con el taladro

En primer lugar debemos elegir qué tipo de cerradura queremos poner en la puerta, y una vez comprada fijarnos en el modo de sujeción que tiene. Normalmente, las más modernas traen una plantilla para que podamos colocarla en la puerta y realizar los taladros en el lugar correcto. Pero si no fuera así, bastará con coger las medidas y marcar en la puerta con un lápiz el lugar en el que tendremos que realizar cada agujero

Una vez que tengamos claro dónde hay que taladrar procederos a hacerlo, para ello hemos de usar una broca de pala con un tamaño que sea ligeramente superior al diámetro de la cerradura. Hay que tener especial cuidado para que no atravesemos la puerta por completo.

Colocar la cerradura 

Colocaremos la cerradura en el agujero y la fijaremos bien a la puerta mediante tornillos, que en la mayoría de los casos van puestos en las cuatro esquinas. 

El siguiente paso dependerá del tipo de cerradura que queramos instalar. Si se trata de aquellas que van por el exterior de la puerta, únicamente tendremos que colocar en el quicio de la puerta la otra parte de la cerradura para que encaje en ella y la puerta quede bloqueada.

Si por el contrario estamos instalando una cerradura de las que van por dentro, el proceso será el mismo, lo único que tendremos que realizar un agujero en el canto de la puerta por el que deberá salir el cerrojo de la cerradura. El tope lo colocaremos también en el canto del quicio.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos