Cómo mantener el tejado de tu casa

Publicado por Cristina Yáñez, 17 Abr 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Conservar el tejado en buen estado

Una de las partes de nuestra casa a la que muchas veces no prestamos la atención que se merece es el tejado. Es fundamental revisarlo periódicamente y repararlo si fuera necesario para evitar posibles filtraciones de agua que acaben provocando una gotera en nuestra vivienda. O simplemente para evitar que alguna teja suelta o desperfecto pueda ocasionar un accidente.

LO QUE DEBES SABER...
  • Revisiones: es muy importante comprobar el estado del tejado cada cierto tiempo.
  • Grietas: además de filtrar el agua pudiendo crear goteras en la vivienda, también pueden facilitar la aparición de hongos.
  • Tejas: el desprendimiento de las mismas puede ser peligroso para las personas que se encuentren en la calle.

 

La climatología es la principal causante de desperfectos y estropicios en los tejados, debido a las lluvias y tormentas que pueden producirse.

 

Tejas sueltas y grietas 

En primer lugar, debemos establecer un calendario de revisiones del tejado para que no pase demasiado tiempo sin que subamos a inspeccionar su estado. Es también conveniente realizar inspecciones extraordinarias si se ha producido una tormenta con fuertes vientos o ha nevado en abundancia.

Una vez que estemos en el tejado, debemos comprobar que todas las tejas están firmemente sujetas para evitar que se desprendan. Si hubiese alguna un poco suelta, debemos observar si hay grietas o huecos por donde pueda colarse el agua o incluso propiciar el crecimiento de hongos. Si es así, tendremos que limpiar la grieta y proceder a su sellado para evitar que pueda entrar algún agente externo y provocar daños mayores. Este es el primer paso que hemos de seguir si queremos evitar que aparezcan goteras en alguna de las estancias de nuestra casa.

Acumulación de hojas y nieve

Otro de los problemas que puede presentar un tejado es la acumulación de elementos como las hojas o la nieve. Aunque en principio no puede parecer peligroso, si no los vamos retirando periódicamente y dejamos que se acumulen, el peso puede provocar roturas en la estructura del tejado. Del mismo modo tendremos que vigilar si hay árboles cerca, pues las ramas no pueden tocar o apoyarse sobre el tejado. Por ello debemos podarlos si fuese necesario. 

En conclusión, si revisamos cada cierto tiempo el tejado de nuestra casa podremos arreglar desperfectos menores de una manera sencilla y evitar que se produzcan roturas de mayor índole que nos conllevarán mucho más esfuerzo tanto físico como económico.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos