Cómo instalar la repisa de una chimenea

Publicado por Vanesa Sánchez, 12 Abr 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Instalar repisa chimenea

Si en el salón tienes una bonita chimenea pero te gustaría darle un toque diferente, prueba a instalar una nueva repisa. Es una sencilla opción con la que conseguirás cambiar en poco tiempo esa parte de la estancia y que te ofrecerá un ambiente más acogedor y a tu gusto.

LO QUE DEBES SABER...
  • Repisa en la chimenea: es una forma de dar otro toque a esta zona del salón, haciendo la estancia más acogedora.
  • Antes de nada: hay que elegir una repisa adecuada para la chimenea. La puedes hacer tú o puedes comprarla a medida. 
  • Pasos: casar bien la repisa y, dependiendo del grosor de la misma, se puede pegar con masilla o atornillar a la pared.

 

No hay duda de que una chimenea establece una presencia en el salón como ningún otro mueble de la casa y añadirle una repisa reforzará más esa zona. Quizá pienses que es algo complicado de hacer, pero no te preocupes, pues puedes elaborar tú mismo la repisa o comprarla ya hecha a medida. Eso sí, la instalación correrá siempre por tu cuenta.

 

Pegar la repisa

Una vez que tengas la repisa de la chimenea, verifica que encaja perfectamente. La parte que viene ahora es bastante importante, pues hay que tener paciencia y casar correctamente la repisa. Si no es muy alta puedes pegarla con masilla acrílica blanca, además es fácil de aplicar porque se puede comprar en cartuchos, igual que la silicona. Por último tendrás que sellar bien las juntas de encaje con la pared y con la parte inferior de la repisa.

Lo bueno que tiene esta masilla es que se puede pintar, así que si tu pared no es blanca, una vez esté todo seco puedes dar el color que quieras.

Taladrar para colocar la repisa

En el caso de que la repisa tenga un alto bastante considerable, es mejor que optes por taladrarla a la pared. Haz una hendidura en la parte inferior de la repisa para poder taladrar los tornillos. Cerciórate de que está nivelada.

Si tienes una chimenea pero no hay una base para sujetar la repisa, será como colocar una balda en la pared. Es decir, necesitarás unas escuadras lo más pequeñas posibles para taladrarlas a la pared y a la repisa.

Notarás que con este simple trabajo la zona de la chimenea habrá cambiado por completo, dándole un ambiente más acogedor al salón. Coloca alguna foto u objeto para ver mejor el resultado.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos

Diferentes tipos de candados

Clases de candados

17 Oct 2016