Cómo hacer un reloj de sol

Publicado por Cristina Yañez, 31 Ene 2013

Comparte el artículo:   Linkedin Google Email WhatsApp

Construye tu propio reloj de sol

Antes de la aparición de los relojes entendidos como un mecanismo de engranajes que nos proporcionan la hora en la que vivimos, las personas hacían uso del sol para conocer el momento del día en el que se encontraban y hacerse una idea de los horarios.

LO QUE DEBES SABER...
  • Orientación: deberemos hacer uso de una brújula para situarlo correctamente.
  • Reloj de suelo: los primeros relojes de sol se dibujaban en la arena y se usaban para saber las horas de luz que quedaban al día.
  • Reloj de pared: actualmente existen variantes que podemos colocar sobre paredes o ventanas.

 

Podemos construir nuestro propio reloj de sol para emular a nuestros más remotos antepasados y tener una idea horaria más aproximada que la de cualquier reloj, ya que nos estaremos basando en la propia naturaleza de la Tierra y su posición respecto al sol. 

 

Reloj de sol original 

Lo primero de todo es decidir la ubicación del reloj, ya que tiene que situarse en un lugar fijo en el que por supuesto le llegue la luz del sol y deberemos orientarlo ayudándonos de una brújula.

El modelo más típico de reloj de sol es el que se pone en el suelo y consta de un gnomon (guía vertical) que proyecta la sombra sobre la base de madera o cartón.

Para construirlo bastará con dibujar las horas equidistantes entre sí sobre un material a nuestra elección, en el que colocaremos una especie de triángulo que hará de guía y nos irá dando la hora debido a la sombra que arrojará sobre las horas que hemos dibujado.

Reloj de sol alternativo

Otra opción es la de colocar un reloj de papel sobre una pared o ventana y que tendrá el mismo funcionamiento que el anterior, con la diferencia de que no lo colocaremos en el suelo.

Para crear este tipo de relojes existen páginas en Internet en las que podemos meter nuestras coordenadas exactas para generar una plantilla que imprimiremos y colocaremos sobre la superficie seleccionada para que nos vaya marcando las horas gracias a la sombra proporcionada por la luz del sol.

Decantarnos por uno o por otro ya dependerá de nuestras preferencias personales. El primero es el más genuino y similar al que usaban hace siglos para conocer las horas de sol que quedaban en el día, mientras que el segundo aplica herramientas actuales (poder crear plantillas dependiendo de tu ubicación) para intentar capturar la esencia del original.



Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos

Diferentes tipos de candados

Clases de candados

17 Oct 2016