Cómo hacer un león de papel

Publicado por Redacción, 28 Abr 2011

El rey de la selva puede ser no tan fiero como lo pintan. Y menos si lo creamos nosotros con una base de reciclaje.

Para hacer un bonito león de papel solo necesitarás una cartulina de color amarillento o anaranjado (que será la melena) de tamaño din-A 4, una bolsa de la compra de papel para reciclar (no de las de plástico o patata, sino de esas marrones sin asas, rectangulares, que aparecen siempre en las películas estadounidenses), dos ojos móviles de plástico, un trocito de papel blanco, un pompón pequeño negro (será la nariz) y, cómo no, los materiales básicos para manualidades: tijeras, rotuladores, pegamento, etc. ¡Y manos a la tarea!

 

 


1.       Lo primero será dar forma a la melena. Recorta la cartulina por los bordes, haciendo un círculo de manera que elimines básicamente las esquinas. Pero no la disminuyas demasiado: es básicamente un toque para pulir la cartulina redondeándola –deberá quedar como un rectángulo ovalado-

2.       Recorta alrededor de la cartulina, picos, uno tras otro. Lo que queremos es que nos quede una melena de león con personalidad. Para que te sea más sencillo comprenderlo, deberá quedar como un bocadillo de un cómic que simbolice exclamación-alteración.

3.       Ahora debes hacer una incisión en horizontal desde un poco más abajo del centro. No debes cortar la cartulina en dos, sino hacer un hueco en el que poder introducir la bolsa para reciclar.

4.       Si la bolsa es demasiado grande, dale forma doblándola hasta que entre en la incisión. Deberás colocar la cartulina por la base de la bolsa, de forma la parte más pequeña de aquella quede por delante, mientras que por detrás la melena sobresalga por detrás y arriba. Pega la melena a la bolsa de reciclaje por el interior.

5.       Coge los ojos de plástico y pégalos en la bolsa en la zona cercada por la melena (lógico). Pega también el pompón pequeñito entre los ojos y un poco más abajo: será la nariz.

6.       Dibuja la boca del león con dos semicírculos cóncavos al revés; en formas de ‘C’ tumbada. Recorta dos colmillos con el papel blanco y pégalos en cada extremo de la boca.

7.       Si crees que el cuerpo del león está quedando muy largo, recorta el papel. Aprovecha algunos de estos trozos desechados para recortas dos orejas y pegárselas, y aprovechar los retales de la cartulina para formar los pelitos de las orejas.

Y ya estará listo un domesticado león en tu hogar.



Linkedin Google Tuenti Meneame Email

Artículos Relacionados

Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios