Patchwork, el arte de confeccionar colchas y tapices con retales de telas

Publicado por Redacción, 09 Ene 2012

¿Os gusta darle un toque original a vuestro hogar? En este post os traemos el último grito en las técnicas para elaborar originales colchas, cojines y diversos elementos imprescindibles en la decoración de nuestro lugar de remanso y paz. ¡Atentas! Os presentamos el Patchwork.

En la decoración cuenta hasta el último detalle. Nuestro nidito es un elemento clave en nuestras vidas, es nuestro lugar predilecto para descansar, para reponer fuerzas. Tenemos muy en cuenta el estilo decorativo que mejor nos define a la hora de ejercer de autodidactas en lo que a interiorismo respecta.

 

 

En tiempo de crisis urge la necesidad de controlar los gastos innecesarios… Y aquí entran en juego, entre otros aspectos, la decoración del hogar. Aunque no podamos invertir tanto como nos gustaría en darle un giro al aspecto que luce nuestro hogar, tenemos en nuestras manos bazas para conseguir la meta que nos hemos propuesto soltando menos eurillos de la cuenta.

Una de las opciones que tenemos al alcance de la mano para darle un giro a nuestro hogar es elaborar nosotras mismas las colchas y los cojines de casa con la técnica del Patchwork. Por si no la conocíais, es una técnica que se ha puesto de moda últimamente. Consiste en elaborar colchas, cojines u otros elementos utilizando retales… ¡Os cautivará!

Sin lugar a dudas, esta técnica es una de las más originales de las que os podemos hablar para crear accesorios imprescindibles para vestir nuestro lugar de descanso por excelencia, la cama. El patchwork, que no cunda el pánico, es una técnica muy sencilla y entretenida. Y es que no hace falta ser una experta modista para dar con un modelo original y que esté a la última. Lo único que hace falta es tener paciencia, buen gusto e imaginación para visualizar en nuestra mente los modelos más llamativos y exclusivos. Además, otra de las peculiaridades de esta técnica es que ‘engancha’. Una vez la pruebas, no podrás vivir sin ella. Son muchas las mujeres que acuden a academias para aprender las claves de esta técnica.   

La colcha que os mostramos en la foto es resultado de este proceso de elaboración totalmente artesanal. Llama especial atención la amplia gama de colores que -a simple vista- observamos en la colcha. Trozo a trozo, tela a tela, conseguimos hacer realidad una de las colchas más originales que hemos visto nunca. Además, esta técnica hace posible que mezclemos tejidos hasta ahora impensables. Desde el terciopelo, tan de moda, hasta telas tan delicadas como la seda, el lino o el raso.

 

Las posibilidades que nos ofrece el Patchwork

¿Es la primera vez que escucháis este término? Si es así, ante todo debéis saber que el patchwork es el arte de confeccionar colchas y tapices con retales de telas. Esta técnica también sirve para elaborar chalecos, chaquetas, vestidos, cojines… Profundizamos un poco más, al patchwork le podemos sumar otras técnicas que le aportan más entidad como el acolchado y la aplicación

¿Desde cuándo podemos hablar de patchwork? No se sabe con precisión, pero os podemos decir que ya en la Edad Media se elaboraban acolchados y vestimentas en Inglaterra y en los países centroeuropeos, por ejemplo. No en vano fueron los inmigrantes europeos los primeros en confeccionar Quilts (unión de dos telas con un relleno en medio). Como curiosidad, os podemos decir que las damas de la época tenían la costumbre de confeccionar sus propios quilts con tozos de tela de los vestidos que iban teniendo desde su nacimiento hasta la adolescencia. Según la tradición, las señoritas tenían que juntar un total de trece quilts (por los doce meses del año y, el último, por el día más importante de su vida, el de su boda). Buen presagio para las damas de la época...

 

Tipos de Quilt: Clásicos y Apliquee

Al hablar de la técnica del quilt, inmediatamente hay que referirse a los tipos de quilt que encontramos. Para distinguirlos nos basamos en los materiales en los que están confeccionados y en la técnica utilizada. Por un lado está el clásico (hecho en Patchwork), es decir, el que cuenta con una capa superior en la que se han unido (gracias a la costura) distintos elementos (distintos tejidos). Se trata de utilizar cortes de tela de diversas formas (cuadrados, rombos, triángulos, hexágonos, pentágonos, círculos…) para formar bloques más grandes con los que, a medida que los vayamos uniendo, consigamos crear una original composición que nos sirva para elaborar, por ejemplo, una colcha única y que marque tendencia.  

Por otro lado, nos encontramos con la técnica Apliquee (aplicado o aplicación). Esta técnica consiste en crear bloques a partir de la unión de distintas telas, siempre de distintas formas (como en el modelo clásico); con la particularidad de que estos bloques se van uniendo y cosiendo sobre otra tela (o tela base). Además los bordes se doblan hacia dentro y se cosen por dentro de la tela para evitar que se deshilachen. La costura hay que realizarla a mano y con puntadas invisibles.



Linkedin Google Tuenti Meneame Email

Artículos Relacionados

Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios