Ideas creativas para presentar las tradicionales uvas de la suerte

Publicado por Redacción, 06 Dic 2011

¿No sabes cómo presentar este año las uvas de la suerte? Que no cunda el pánico. Os desvelamos las claves para dar con diseños exclusivos y llamativos.

¿Cuántos comensales os vais a juntar en casa o en cualquier otro sitio para la tradicional cena de Nochevieja? A estas alturas no os queda otra que saberlo… ¡El tiempo apremia! Teniendo en cuenta el número de personas a las que vais a agasajar este sábado por la noche hay que sumar y multiplicar con agilidad, tenemos que saber cuanto antes el número de uvas que necesitaremos para empezar el 2012 con buen pie y con toda la energía positiva necesaria para atraer a nuestras vidas salud, dinero y amor; tres cosas que hay en la vida que cuando se tienen a la vez nos hacen entrar en el olimpo de los dioses, y es que la dicha acompaña.

 

 

Después de acudir a vuestra frutería habitual a por las tradicionales uvas de la suerte hay que armarse de paciencia para dar con la presentación perfecta, ante todo hay que quedar bien. La primera idea que os damos para que la presentación de las doce uvas sea una auténtica obra de arte es elaborar un elegante centro de flores para cada comensal, será el acompañante perfecto de cada ración de uvas. Además lo podéis hacer con tiempo. Para crear una elegante composición con las alegres flores tan solo necesitamos un trozo de espuma dura a la que le iremos clavando las flores, de tal forma que tengan el impacto visual deseado. Una vez hemos culminado con éxito la meta que nos hemos propuesto, introducimos el centro floral en una cesta de madera. Y ahora llega lo mejor. Las uvas serán nuestra mejor baza para que este elemento decorativo roce la excelencia. Justo antes de la cena, vamos a añadir a cada centro de flores las doce uvas en forma de ramillete. Para conseguirlo, hay que pincharlas de forma individual en palillos largos de madera. Pinchamos doce uvas en cada centro y los distribuimos entre los comensales.

Otra opción, quizás menos elegante, es envolver las uvas de la suerte en una blonda de papel que colocamos dentro de un vaso. Para darle un toque sofisticado hay que colocar en el fondo del vaso flores secas de varios colores y ramitas verdes. Para conseguir que desprendan un aroma que despierte los sentidos hay que añadir unas gotitas de fragancia de jazmín. Ya veréis como sorprendéis a vuestros seres queridos cuando, tras coger la blonda de papel con las uvas, empiecen a olfatear ese aroma tan especial. Un toque sencillo para una velada perfecta.

Ahora os queremos dar otra idea para presentar las tradicionales uvas de la suerte con la que sorprenderéis a los peques de la casa. Sin lugar a dudas los que viven con más entusiasmo este tipo de veladas. Saben que con el comienzo del nuevo año está más cerca la visita (anual) de los Reyes Magos. Están impacientes. Es imprescindible que vuestros hijos os ayuden a preparar esta original manualidad para presentar las uvas. Una excusa para seguir contribuyendo a su educación con actividades entretenidas que, además, ejercitan el intelecto. Vamos a preparar (siempre con una semana de antelación) un bonito racimo de uvas con tapones en los que introduciremos las uvas.

Necesitamos doce tapones del mismo tamaño. Los tenemos que pegar en un cartón haciendo la forma de un racimo de uvas. Cuando están bien secos, vamos poniendo capas de papel higiénico y cola (técnica del papel maché). Secamos. Cortamos el cartón sobrante sin olvidarnos de dejar la forma del rabito del racimo. Por último, pintamos este original racimo con pintura verde. Y ya sabéis, cuando llegue el momento de llevar las uvas a la mesa introducimos doce uvas en cada racimo artesanal. 

 

¿Por qué no bebernos las uvas?

Esta idea es para los que tienen miedo, para los que creen que un año de estos se pueden atragantar comiendo las uvas. Os proponemos cambiar las doce uvas por otros tantos chupitos de uva. Lo que tenéis que hacer es zumo de uva y repartir un poco en cada vaso de chupito. Para que no se nos haga cuesta arriba llevar a la mesa tantos chupitos de uva, lo más recomendable es trasladarlos en bandejas de plata de primera ley.

 

Uvas para los más golosos

Podemos preparar una fondue de chocolate y vamos bañando en este rico dulce todas las uvas (siempre doce por comensal). Cuando ya están bien frías, las colocamos en platos de postre de cerámica blanca. Si queremos sorprender a los comensales con las uvas de la suerte convertidas en un elemento decorativo más, lo que tenemos que hacer es meterlas en el chocolate en racimos de doce uvas; increíble el aspecto que tendrán. En un momento hemos dado con un original y apetitoso árbol de Navidad.

¿Qué os han parecido estas ideas? Que disfrutéis de la última noche del año.



Linkedin Google Tuenti Meneame Email

Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Dejar un comentario

Dejar un comentario

Su email nunca será publicado ni compartido.

Te recomendamos