La clorosis en las plantas

Publicado por Vanesa Sánchez, 21 Dic 2012

La clorosis es un problema en las plantas que se identifica por el color amarillento o la decoloración del tejido de las hojas

LO QUE DEBES SABER...
  • Qué es la clorosis: es una enfermedad en las plantas provocada por la poca producción de clorofila, falta de hierro u otros elementos.
  • Cómo identificar una planta con clorosis: hay que observar las hojas que tendrán un color más amarillento.
  • Cómo solucionar la clorosis: dependiendo del origen, se pueden aplicar nutrientes foliares, suplementos con hierro y manganeso, o residuos orgánicos.

 

Esto se debe a que las hojas producen poca clorofila, por eso no tienen el color verde tan característico de las hojas y resto de follaje de las plantas.

 

Qué es la clorosis

Si esta enfermedad no se trata, las plantas que estén afectadas pueden llegar a morir. La clorosis se identifica también con la falta de hierro, siendo una de las causas más comunes. Aunque también se puede llamar clorosis a la falta de zinc o manganeso en la planta.

Para distinguir cuál es, basta con observar qué hojas se han vuelto amarillentas primero. La que causa la falta de hierro comienza por las hojas más jóvenes, mientras que la de falta de manganeso y zinc se produce en la parte interna de las hojas más maduras. Las plantas leñosas o herbáceas suelen ser las más propensas a tener clorosis.

Normalmente se identifica la clorosis porque las venas de las hojas comienzan a tener un color verde claro. En el momento de que tengan un color amarillo, la clorosis ya es más seria.

Cómo se puede tratar la clorosis

Según se identifique qué es lo que ha provocado que la planta tenga clorosis, se deberá poner un tratamiento u otro. Por ejemplo, si la clorosis es consecuencia de un drenaje pobre o todo lo relacionado con la raíz, ya sean lesiones o un crecimiento muy pobre de la misma, se podrán aplicar residuos orgánicos.

Si las deficiencias son por la escasez de nutrientes, se pueden realizar diferentes tratamientos. Por ejemplo, aplicar nutrientes foliares, ya sean solubles o líquidos. Este tratamiento es inmediato para las hojas que estén ya crecidas, pero no para las que vayan a crecer, así que se tendrá que realizar durante un tiempo.

También se puede suplementar a la planta con hierro y manganeso o aplicarle a la planta los alimentos en agujeros realizados en el tronco. La introducción de esos nutrientes se hará con tubos que se colocan en los agujeros o con cápsulas plásticas.



Linkedin Google Tuenti Meneame Email

Artículos Relacionados

Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Dejar un comentario

Dejar un comentario

Su email nunca será publicado ni compartido.

Te recomendamos