Cómo trasplantar el aloe vera

Publicado por Vanesa Sánchez, 02 Oct 2012

Ya sabemos que el aloe vera cuenta con multitud de propiedades y que es una planta buena para muchas cosas. Ahora aprenderemos cómo trasplantarla, que no siempre es fácil.

LO QUE DEBES SABER...
  • Trasplantar aloe vera: es necesario para que la planta madre siga creciendo.
  • Tipo de trasplante de aloe vera: se utilizan los hijos o las propias hojas.
  • Pasos: cortar la hoja por el tallo, meterla en agua y luego en la maceta. Si son los hijos, tirar de ellos y meterlos directamente en la maceta.

 

Si tienes una planta de aloe vera y te apetece tener alguna más, aprenderemos cómo trasplantarla con éxito.

 

Todo lo que necesitas saber para trasplantar el aloe vera

El trasplante del aloe vera es necesario para que la planta madre siga creciendo. Si no se hace, esta se quedaría sin espacio y sus hojas se volverían débiles. La mejor época para hacerlo es durante la primavera, ya que es cuando la planta tiene el ciclo vital más activo. Además se debe hacer en plantas que tengan entre dos y cinco años que es cuando están en la edad adulta.

Una de las formas de trasplantar el aloe vera es quitando los hijos, si los tuviera. Estos hijos se les conoce también por vástagos o crías, son los brotes que salen en la base alrededor de la planta madre. Para quitar los brotes, tira del tallo. Lo haremos lo más cerca de la base de la planta madre, sin que lleguemos a tocar la raíz. Cuando lo saques, verás una raíz parecida a un tallo en color blanco, más gruesa que una raíz normal ya que son hebras. Acto seguido, plántala en la tierra de la nueva maceta o en el jardín.

Otra forma de trasplantar el aloe vera es cortando las hojas inferiores que se extraen de la planta madre cortándolas con un cuchillo bien afilado. Este tallo no debe ser inferior a los 20 centímetros para que así tengas garantías de que pueda prosperar. Lo debes poner en un vaso u otro recipiente con agua para que eche raíces. Es importante que solo toque el agua la parte que has cortado. Posteriormente ya podrás trasplantarla en una maceta.

El trasplante del aloe vera

Para ambos casos necesitarás una maceta bien drenada. Para que esto ocurra, hazte con una maceta a la que le pondrás dos dedos de grava, para que el agua circule bien y no se estanque, así evitarás que sus raíces se pudran.

Coloca el aloe vera en el centro y no la riegues durante un par de semanas para ayudar a que sus heridas cicatricen. Pon la planta en un lugar cálido y soleado que tenga mucha luz de sol. En poco tiempo tu planta comenzará a crecer sin problemas.



Linkedin Google Tuenti Meneame Email

Artículos Relacionados

Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Dejar un comentario

Dejar un comentario

Su email nunca será publicado ni compartido.