La cola de caballo es diurética y depurativa

Publicado por Redacción, 23 Dic 2011

Os traemos una planta versátil, de la que se aprovecha todo y que presenta el mismo aspecto desde hace milenios, desde su aparición. Os vamos a enseñar a elaborar remedios caseros de la ‘Botica de la Abuela’ con los que conseguiremos de forma eficaz paliar ciertas dolencias. La cola de caballo es, en esta ocasión, nuestro ingrediente estrella.

Como podéis ver en la foto a esta planta la llamamos así, cola de caballo, porque parece lo que su nombre indica. Su nombre proviene de la cantidad de pequeñas ramitas que tiene con estrías longitudinales, con nudos de trecho en trecho, de las que nacen una especie de vainas hendidas en un gran número de lengüetas ásperas, que recuerdan vagamente los pelos de una cola de caballo.

 

 

La cola de caballo tiene dos tipos de tallos: fértiles y estériles. Los primeros se caracterizan por no estar ramificados y ser más endebles, su color, pardusco-rojizo; y acaban en una espiga donde nacen las esporas. En cuanto a los tallos estériles, podemos decir que poseen ramas de color verde claro, con dientes de color negro en su extremo. Es la única parte de la planta que tiene propiedades medicinales, se debe recolectar en primavera.

Diurética, hemostática, remineralizante, son algunas de las excelencias de la cola de caballo. Es el remedio perfecto para paliar en la medida de  lo posible afecciones de los riñones y de la vejiga. También es un remedio eficaz para controlar las menstruaciones excesivas y las molestas hemorroides.

La cola de caballo además encierra otras virtudes que hacen posible disminuir considerablemente la tos del enfermo. Es perfecta en gargarismos y enjuagues bucales.

Los beneficios de la cola de caballo también se pueden aplicar en la limpieza del hogar. Y es que, una vez seca, esta planta sirve para pulimentar madera, limpiar las matrices de imprenta y para abrillantar el cobre, entre otros usos. Para transformar la cola de caballo en un producto más en la limpieza del hogar, se administra en polvos o extractos fluidos. Para que los beneficios de la cola de caballo se mantengan intactos hay que recolectarla al comienzo del verano, cuando los brotes son verdes y frescos. Ojo, porque solo hay que coger los brotes infecundos.  

Llegó la hora de desvelaros los trucos de la ‘Botica de la Abuela’ que tanto nos gustan. Veréis lo versátil que es la cola de caballo. Os sorprenderá.

 

Para la salud

La cola de caballo es altamente diurética y depurativa. Para beneficiarnos de estas propiedades lo que tenemos que hacer es hervir en medio litro de agua, durante media hora, de 40 a 50 gramos de esta planta ya seca. Filtramos, edulcoramos al gusto y suministramos el líquido resultante tres veces al día (tres tazas pequeñas).

Para combatir las hemorroides y las hemorragias de nariz, hay que aplicar compresas empapadas con la decocción resultante de hervir 70 gramos de cola de caballo en medio litro de agua. Para hacer frente a la hemorragia nasal hay que inhalar el líquido por la nariz, así conseguiremos frenar el flujo sanguíneo.

Uso exterior de la cola de caballo. En un litro de agua hay que echar 100 gramos de cola de caballo, hervimos hasta que llegue a ebullición y lo dejamos al fuego durante 15 minutos. Filtramos y dejamos enfriar. Este cocimiento siempre se aplica en frío en gargarismos, baños de asiento (para las hemorroides), pulverizaciones o lociones, según los casos.

 

Para la cocina

Los brotes tiernos de cola de caballo también se emplean en la cocina. Los podemos incluir en ricas ensaladas que rozarán la excelencia con este ingrediente estrella. Otra opción no menos excelente para sucumbir a los encantos de los brotes de cola de caballo es enharinarlos y freírlos en aceite de oliva virgen extra. ¡Están exquisitos!   

 

Para la belleza

Por último, hay que hablar de la aplicación de la cola de caballo para realzar nuestra belleza. Para conseguirlo hay que preparar una infusión. Echamos 50 gramos de planta en un litro de agua hirviendo durante diez minutos. Cuando tomemos un baño añadimos al agua un chorro de la infusión resultante. Refresca y tonifica. Tomar un baño con un toque de infusión de cola de caballo es un acierto seguro para conseguir que la piel se tense y se mantenga en perfectas condiciones; parecerá que los años no pasan por nosotros. Además es recomendable para las personas con exceso de sudoración.



Linkedin Google Tuenti Meneame Email

Artículos Relacionados

Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Dejar un comentario

Dejar un comentario

Su email nunca será publicado ni compartido.