Normas de convivencia con mascotas en una comunidad

Publicado por Redacción, 11 Abr 2012

Tener animales de compañía puede resultar muy beneficioso (por ejemplo, los perros se emplean para caninoterapia con buenísimos resultados para la salud). Sin embargo, cuando viven en un piso puede generar conflictos entre los vecinos. Además de que su ladrido puede resultar molesto para el resto y propiciar quejas (sería normal si es frecuente que suceda por la noche), a veces también surgen los choques por el uso de las zonas comunes.

Cualquier acción que ponga en peligro la salubridad de los vecinos está prohibida por la Ley de Propiedad Horizontal. Así, por cuestión de higiene no se saca a pasear por los  jardines interiores u otros espacio comunes de la urbanización a los animales. Lo cierto es que la ley deja en manos de la comunidad de vecinos estipular las normas y serán los vecinos quienes las creen en función de sus intereses (en algunas, incluso, no está permitido convivir con animales). Si no hay un estatuto elaborado por los propietarios que lo recoja, no se puede obligar a un vecino a renunciar a la compañía del animal.

 

 

En el apartado referente a mascotas en las normas de convivencia de las comunidades de vecinos se deja claro qué no se debe hacer. Por ejemplo, no deben molestar ni estar sueltos por las zonas comunes; cuando bajen a la calle deberán llevar bozal (sobre todo cuando los más conflictivos) e ir atados con una correa deben estar debidamente censados y, por tanto, registrados en el ayuntamiento de la localidad; además se debe enseñar a los vecinos que así lo requieran las cartillas de vacunación; si se sabe que a algún vecino le molesta, evitar subir en el ascensor con el animal; o evitar que dañen o ensucien los espacios de la comunidad (si lo hacen será el dueño de la mascota el responsable de los daños).

 

Denunciar por ladrar de noche

Las normas de convivencia también indican que no deben estar de forma continuada en las terrazas y que por la noche deben estar en el interior de la vivienda. En el caso de un perro, si ladra por la noche, el propietario puede ser demandado. En cuanto a animales exóticos o salvajes, se pueden tener siempre que no sean fuente de insalubridad o que conlleve un riesgo o molestias para los vecinos. 



Linkedin Google Tuenti Meneame Email

Artículos Relacionados

Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Dejar un comentario

Dejar un comentario

Su email nunca será publicado ni compartido.