Diferencias entre los estatutos y las normas de régimen interno

Publicado por canalHOGAR, 15 Sep 2016

Comunidad de vecinos, estatutos

El cargo de presidente de una comunidad de vecinos está al acecho, esperando impaciente recaer en cualquier vecino… Para que no te pille por sorpresa, en este artículo te contamos cuáles son las diferencias entre los estatutos y las normas de régimen interno. 

En ocasiones, el marco normativo y legal que regula las comunidades de vecinos puede resultar confuso si no estás demasiado familiarizado con los aspectos legales que conlleva el cargo de presidente de un bloque de viviendas. 

Es importante saber que tanto los estatutos como las normas de régimen interno están regulados por la Ley de Propiedad Horizontal, aunque dicha ley no los fija como obligatorios. Así, es habitual encontrar muchas comunidades de propietarios que no cuentan con ninguna de ellas. 

A pesar de ello, si en tu comunidad de vecinos queréis tener un marco regulador, hay que ser consciente de que los estatutos están un nivel por encima de las normas de régimen interno, las cuales ocupan la última posición dentro de la jerarquía normativa.

Esta diferencia radica en que los estatutos se pueden inscribir en el Registro de la Propiedad y esto afecta, por lo tanto, a terceros. Por su parte, las normas de régimen interno no conciernen a terceras personas y simplemente se centran en regular aspectos menores referentes a la convivencia y al uso pertinente de los espacios comunes.  

 



Otra diferencia la encontramos en que los estatutos necesitan de una aprobación unánime por parte de todos los propietarios para poder modificarse. Por su parte, para cambiar las normas de régimen interno sólo será necesario conseguir una mayoría. También es importante destacar que cualquiera de las normas incluidas en este reglamento nunca podrán contradecir una norma estatutaria, de rango legal superior.

En último lugar, también hay que saber que los estatutos regulan el uso del edificio y sus diferentes pisos o locales, de las instalaciones y servicios, los gastos, el sistema de administración y de gobierno de la comunidad, los seguros aplicables y la conservación y reparaciones del inmueble. Estos aspectos recogidos en los estatutos pueden ser establecidos en el título constitutivo por el promotor de la obra, de forma unilateral en el caso de que aún no haya habido compradores. 

Conociendo las diferencias entre los estatutos y las normas de régimen interno sabrás cómo se regula tu comunidad de vecinos y las limitaciones con las que contáis según un caso u otro. A pesar de ello, si quieres vivir con total tranquilidad en tu vivienda, no dudes en contratar un Seguro de Hogar MAPFRE que cubre la responsabilidad civil de la vivienda y sus ocupantes por daños a terceros, incluyendo indemnizaciones, fianzas y costes judiciales. 



Linkedin Google Tuenti Meneame Email

Artículos Relacionados

Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios