Diferencias entre los estatutos y las normas de régimen interno

Publicado por Redacción, 24 Feb 2012

El marco normativo y legal que regula a las comunidades de vecinos  puede ser ciertamente confuso para aquellos que desconozcan las leyes de propiedad o no estén familiarizados aún con las responsabilidades que entraña el temido cargo de presidente de la comunidad. En este post os aclaramos las diferencias principales entre los estatutos y las normas de régimen interno.

Ambas normativas están reguladas por la Ley de Propiedad Horizontal, aunque ésta no las hace obligatorias. Por eso muchas comunidades de propietarios no cuentan con ninguna de ellas. Sin embargo, si queremos identificarlas y distinguirlas, primero de todo, es importante saber que los estatutos están un nivel por encima del reglamento de régimen interior, que ocupa la última posición en la jerarquía normativa.



Esta diferencia en importancia legal en parte se deriva de que los estatutos pueden inscribirse en el Registro de la Propiedad, afectando desde ese momento a terceros. Por el contrario, las normas de régimen interno no afectan a terceros y se enfocan en regular aspectos menores referentes a la convivencia y al uso pertinente de los espacios comunes.  

 



Otra característica diferencial es que los estatutos requieren de una aprobación unánime, en la que todos los propietarios estén de acuerdo, para realizar modificaciones. El reglamento de régimen interno, en cambio, solo requerirá de una mayoría para sufrir cambios. También es importante destacar que cualquiera de las normas incluidas en este reglamento nunca podrá contradecir una norma estatutaria, de rango legal superior.



Por último, debemos saber que los estatutos regulan el uso del edificio y sus diferentes pisos o locales, de las instalaciones y servicios, los gastos, el sistema de administración y de gobierno de la comunidad, los seguros aplicables y la conservación y reparaciones del inmueble. Estos aspectos recogidos en los estatutos pueden ser establecidos en el título constitutivo por el promotor de la obra, de forma unilateral en el caso de que aún no haya habido compradores. También es posible que los estatutos sean aprobados posteriormente por los propietarios, o que estos mismos puedan hacer modificaciones contando con la unanimidad anteriormente mencionada.



Linkedin Google Tuenti Meneame Email

Artículos Relacionados

Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Dejar un comentario

Dejar un comentario

Su email nunca será publicado ni compartido.