El vinagre acaba con la suciedad del hogar

Publicado por Redacción, 22 Sep 2011

En un post anterior os hablábamos de un potente limpiador natural, el limón. Ahora nos centramos en el vinagre. Y es que por su versatilidad es indispensable en la gastronomía y en la limpieza del hogar.

En nuestra cocina hay productos que nunca faltan, básicos. Uno de ellos, el vinagre. Es indispensable en nuestra dieta, unas gotitas de vinagre casan a la perfección con el aceite de oliva virgen extra para aliñar una rica y elaborada ensalada. En el mercado existen vinagres de muchos tipos: módena, jerez, vino, blanco, de sidra o manzana, aromatizados con estragón, romero, tomillo, eneldo... ¡O incluso de ajo! En la variedad está el gusto ¿no?

 

 

 

Los tipos de vinagre que te hemos señalado se adaptan a todos los gustos y platos. Hacer que el vinagre roce la excelencia en cada plato depende, en gran medida, de la 'mano' de cada uno en los fogones... ¡No dudes nunca de tu capacidad para elaborar ricos platos! Recurre a la imaginación y prepara ensaladas que se salgan de lo normal. Lo importante, utilizar materias primas de calidad y 'tener mano' con el aceite, vinagre y sal.

Sí, lo sabemos, el vinagre es uno de los actores principales en ciertos platos. Pero como nos gusta sacarle el máximo partido a lo que tenemos en casa, en esta ocasión vamos a darle otros usos a este 'líquido elemento', cuya existencia es posible gracias a las uvas (en el caso del vinagre de vino, por supuesto); al igual que ocurre con los selectos 'caldos' (vinos) recién salidos de nuestras viñas. ¡Vamos a limpiar nuestro 'nidito' con vinagre! Como ocurre con el limón... ¡Más ecológico imposible! ¡Ojo en la elección del vinagre! Que para esta misión solo nos vale el vinagre blanco. Que se preparen los ácaros. A partir de ahora tendrán que buscarse otra morada...

El vinagre blanco (de alcohol puro, preferentemente) es el que se utiliza en la limpieza. Podemos limpiar desde las manchas más rebeldes en la ropa, hasta los azulejos de cocina o baño. A veces no es necesario gastarse tantos euros en productos de limpieza que nunca vamos a usar... Es mejor recurrir a productos 'multiusos' que nos sirvan para neutralizar la suciedad de diversas superficies de casa.    

¡Toma nota! Esta variedad de vinagre es el mejor recurso que tenemos en casa para eliminar de raíz la suciedad en vidrios y cristales. Lo único que tenemos que hacer es coger un paño suave que tengamos en casa, que no suelte pelusas, y empaparlo bien en vinagre de alcohol puro. Ya estamos preparados para acabar con la suciedad que ‘afea’ ventanas, cristales de las mesas, o cualquier superficie de vidrio y cristal que ‘convivan’ como amables vecinos en nuestro hogar. Veréis el resultado. Quedan impecables. Si queréis mejorar el olor del vinagre (consejo para los olfatos demasiado especiales) no olvidéis añadir al vinagre unas gotitas de limón, ese cítrico que tanto nos gusta.

Este líquido (vinagre), tan natural como la vida misma, también nos viene ‘como anillo al dedo’ para limpiar a fondo nuestra cocina. ¿Estás cansada de intentar acabar con las manchas que se agarran a la encimera como si les fuese la vida en ello? Pues aquí llega la solución más eficaz. Un poquito de vinagre y punto. Echamos unas gotitas de vinagre en un trapo y frotamos sobre las manchas o restos de comida pegadas sobre la encimera de nuestra preciosa, aunque pequeña, cocina. Otro consejo que te damos es que limpies bien los azulejos del espacio, acabarás con la suciedad y lograrás que recuperen ese brillo que tenían antaño…

Te encuentras con el horno,  uno los grandes básicos en la cocina para preparar ricos -aunque lentos- platos, y piensas… ¡No consigo dejarlo perfectamente limpio! Pues aquí va otro truco muy sencillo. Pasamos un paño mojado con vinagre por el interior del horno. Así conseguiremos que actúe mientras horneamos.

 

Limpiador, desengrasante, desinfectante… ¿Alguien da más?

El vinagre tiene todavía más posibilidades. Limpia, desengrasa, desinfecta… Acaba con la suciedad más impensable. Es más, también podemos utilizarlo para conseguir una limpieza más eficaz de los accesorios de madera que tenemos en la cocina. El truco consiste en espolvorearlos con bicarbonato de sodio y después, frotarlos a conciencia con un cepillo embebido en nuestro limpiador, el vinagre.

¿Qué hacemos con el vinagre caliente? Muy sencillo. Si frío cumple a rajatabla tres misiones, caliente no va a ser menos. Tras unos minutos de cocción, el vinagre nos servirá para desinfectar todos los utensilios de la cocina, la bañera o placa de ducha, inodoro, lavabo, fregadero, grifería, o incluso podemos  desinfectar las cañerías de casa.

El vinagre nos abre puertas a veces impensables. Nos presenta un sinfín de posibilidades en la limpieza de nuestro pequeño y humilde ‘nidito’. Además, el vinagre vela por nosotros: le otorga un toque ‘especial’ a nuestros platos y desinfecta los alimentos. ¡Cuántas posibilidades encierra el vinagre! Pero ojo con la variedad que utilizas en cada misión… El de Módena nos lo llevamos a la boca, no limpia, no.

 



Linkedin Google Tuenti Meneame Email

Artículos Relacionados

Comentarios (2)

Rosa Ines Huerta Gomez comento el 24/03/2014 a las 22:28

He comprado un vinagre de alcohol especial para limpieza, pero no es apto para el consumo humano. Lo compre en Mas y Mas marca Selex. Pero leyendo este artículo dudo si hablan de ese vinagre o del vinagre blanco apto para uso alimenario y que es usado también para limpieza. Que por cierto, no encuentro en la comunidad en la que vivo Asturias. En concreto el de la marca Heinz.

canalHOGAR comento el 25/03/2014 a las 10:07

Hola Rosa, para la limpieza del hogar igualmente te sirve el vinagre blanco que has comprado, como un vinagre blanco apto para cocinar. Solo queríamos destacar que existen alimentos cotidianos que pueden ayudarnos con la limpieza, pero puedes usar ambos productos.
Saludos

Dejar un comentario

Dejar un comentario

Su email nunca será publicado ni compartido.