Cómo limpiar una campana extractora

Publicado por Vanesa Sánchez, 04 Jul 2012

Cuando nos toca una limpieza general en la cocina nos encontramos con la engorrosa tarea de tener que limpiar nuestra campana extractora. ¿Cuál es la mejor manera?

LO QUE DEBES SABER...
  • Pasos: desmontar las aspas, poner en remojo las rejillas y limpiar.
  • Tener cuidado: no mojar el motor.
  • Otra alternativa: cocer agua con zumo de limón y dejar que hierva. 

 

No hay cosa que nos de más trabajo y a la vez reparo que tener que limpiar la campana extractora, ya que la grasa se va acumulando, tanto por dentro como por fuera.

 

Cómo limpiar una campana extractora

Muchas veces cuando cocinamos nos olvidamos de encender nuestra campana extractora y la consecuencia de esto es que la grasa se acumula en las aspas y las rejillas. La mayoría de las veces le damos un repaso con quitagrasas y una bayeta por fuera casi todos los días o cada dos o tres. Pero esto no es suficiente porque hay rincones a los que no llegamos y la grasa sube hasta el interior, acumulándose por todos lados.

Lo ideal sería que pudiéramos sacar el extractor para ser mucho más fácil su limpieza. Si podemos hacerlo, dejamos las rejillas que trae toda la noche anterior en agua con el producto que usemos para limpiar la loza y un poco de desengrasante. Por la mañana, bastará darle con un cepillo y aclarar bien con agua.

Después pasaremos a limpiar el interior de la campana con una esponja humedecida con amoníaco. Para esto siempre tendremos mucho cuidado y usaremos guantes de cocina. No mojes el motor.

Para el exterior de la campana, si es de acero inoxidable, puedes utilizar agua con una cucharada de bicarbonato y pasar una bayeta con esa solución. Después seca muy bien. Monta todo de nuevo y tendrás la campana extractora limpia como el primer día. Este proceso lo puedes hacer cada cierto tiempo, por ejemplo cada tres o cuatro meses.

Otra forma de limpiar la campana extractora

Los productos que venden en el mercado, como quita-grasas o amoníaco, además de ser caros, tienen un olor bastante desagradable que puede producirnos irritamiento en la garganta si estamos mucho tiempo utilizándolos.

Una forma que también se utiliza para limpiar el microondas, es poner en dos ollas a cocer agua y echar en cada una de ellas el zumo de dos limones. Cuando empiecen a hervir, enciende la campana durante unos 20 o 30 minutos.

Pasado este tiempo, retira la olla y deja que se enfríe el agua. Lo que te queda es limpiar la campana con esta agua y una bayeta. Notarás de inmediato que la grasa se ha diluido completamente.



Linkedin Google Tuenti Meneame Email

Artículos Relacionados

Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos