Hacer floreros con botellas

Publicado por Esther Castillo, 09 Jul 2012

Hoy vamos a intentar poner nuestro granito de arena para cuidar entre todos el medio ambiente, por lo que utilizaremos botellas que tengamos por casa, ya sean de plástico o de cristal, para fabricar prácticos floreros personalizados

LO QUE DEBES SABER...
  • Floreros de plástico: cortamos la botella y hacemos unas tiras que luego al doblarlas o entrelazarlas formarán una original figura.
  • Floreros de vidrio: cortamos la botella con ayuda de una cuerda, alcohol y un mechero.
  • Ventajas: floreros muy económicos que se pueden hacer a nuestro gusto y reutilizando materiales para respetar el medio ambiente.

 

Un florero puede adornar muy bien cualquier mesa o estantería, así que vamos a probar a hacerlos nosotros mismos. Ya veréis que es muy sencillo si sabemos cómo.

 

Floreros con botellas de plástico

Para hacer este tipo de florero, necesitaremos simplemente una botella, más bien grande, unas tijeras o cúter y cualquier material que se nos ocurra para decorar.

Cortamos primero la botella para quitar la parte de arriba. Intentaremos hacer el corte lo más recto posible y lijamos bien los bordes para no cortarnos. Después vamos haciendo tiras finas de igual tamaño que lleguen hasta la mitad del recipiente. Luego las iremos entrelazando o doblando siguiendo un orden. Podéis probar varios modelos y por supuesto, al final, decorar como más os guste.

Cuando vayáis a introducir las flores, os aconsejamos meter unas piedras de colores en la base para que tenga más peso y consistencia el florero. Además cuando les dé la luz, emitirán unos destellos muy originales.

Floreros con botellas de vidrio

Antes de empezar con nuestro florero hay que lavar y secar bien la botella. Después habrá que cortarla. Aunque no lo hayáis hecho nunca, es algo que no resulta complicado si seguís algunos consejos.

Necesitaremos una cuerda, alcohol y una vela o mechero. Primero rodeamos la botella con la cuerda y la atamos bien fuerte con varias vueltas. Después humedecemos la cuerda con alcohol. Hay que tener cuidado con que el alcohol no toque la botella. Por último encendemos la cuerda para que se caliente y cuando se queme, metemos la botella inmediatamente en agua fría. El cambio brusco de temperatura hará que el vidrio se rompa por la línea que hemos señalado. A lo mejor necesita un pequeño golpe seco para que se separen ambas partes de la botella.

Una vez tengamos la botella cortada, lijaremos bien los bordes y podemos empezar a decorarla como más nos apetezca. 



Linkedin Google Tuenti Meneame Email

Artículos Relacionados

Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos