Cómo hacer un puf

Publicado por Covadonga, 18 Jun 2012

Los puf se han convertido en elementos imprescindibles para la decoración de nuestro hogar, sin embargo sus precios en ocasiones resultan prohibitivos. Por eso hoy queremos que sepáis cómo podéis elaborar vuestro propio puf y ahorrar al menos el dinero de la mano de obra.

LO QUE DEBES SABER...
  • Formas: cuadrada o de pera.
  • Tela: la lona es la más resistente aunque también vale la tela de tapiz o el ecocuero.
  • Relleno de poliestireno: para darle firmeza, en microesferas; para más confort, en espuma.

 

Es una manera original y divertida de decorar pero también es práctica porque podemos usarlo o bien como arcón para guardar las cosas que no queremos tener por medio o para sentarnos de forma cómoda y disfrutar de unos momentos de relax.

 

 

Los puf son además uno de los elementos preferidos por niños y jóvenes para tener en su habitación, ya que por lo general suelen ser llamativos y grandes. Y no podemos olvidarnos de los puf en terrazas y jardines, ya que en el verano pueden ser la envidia de nuestras visitas.

En esta ocasión, como el puf será de elaboración propia, podremos elegir el color, el estampado y la forma que más nos guste y sobre todo que esté acorde con nuestra decoración. En cuanto al tamaño, calculad bien el espacio que tenéis, porque aunque os encanten los puf grandes, si no vais a tener sitio para colocarlos, será tiempo y trabajo perdido.

Formas y colores divertidos acorde con tu decoración

Cuando hayáis decidido el tamaño y la forma, tendréis que elaborar un patrón usando papel normal o un papel especial para patrones y dibujar la forma que queráis. Las formas más comunes son en gota o cuadrados pero podéis elegir cualquier otra que os apetezca.

En el momento en el que esté listo el patrón, recortadlos y sobre ellos cortad también la tela que hayáis elegido para el puf. Eso sí, a la hora de comprar la tela tendrá que ser de un material fuerte y robusto para que tenga cuerpo y pueda tener cierta rigidez. La mejor es la lona aunque también puedes hacerlo con ecocuero o tela de tapiz.

Elige el relleno más cómodo para ti

Cosedlo todo entero excepto la parte que dejaréis abierta para introducir el relleno. La recomendación es que en esa parte coloquéis una cremallera o algún tipo de cierre que nos permita lavar el puff sacando el relleno.

A la hora de rellenarlo, para que resulte más sencillo, tendréis que ayudaros con un tubo de cartón a través del cual comenzaréis a introducir el relleno. Las mejores opciones para el relleno son la espuma de poliestireno o las microesferas de poliestireno expandido. Las microesferas le darán mayor firmeza, pero la espuma servirá para que sea más confortable. Otra idea para el relleno es la lana de algodón. En las tiendas especializadas en colchones y tapicerías también podréis encontrar rellenos específicos para los puf.

Cuando tengáis ya el relleno en el interior de la tela, movedlo para repartirlo bien y sentaos sobre él para comprobar que está perfecto. Si veis que está demasiado blandito habrá que meterle más relleno; si está demasiado duro, quitadle un poco.



Linkedin Google Tuenti Meneame Email

Artículos Relacionados

Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Dejar un comentario

Dejar un comentario

Su email nunca será publicado ni compartido.