Qué mantel y servilletas elegir para preparar una mesa formal

Publicado por Redacción, 04 May 2011

En este post os exponemos lo que marca el protocolo a la hora de elegir un mantel y las correspondientes servilletas cuando queremos organizar una comida formal.

Mantel

1. Deberemos escoger entre la mantelería clásica, con un solo mantel grande que cubra toda la superficie de la mesa. Deberá ser preferiblemente de colores tradicionales: blanco o crema.

2. Los mejores géneros son lino, encaje, damasco y similares. Si el mantel es de encaje, debemos poner debajo una tela de color suave, para que resalten los dibujos y calados. En caso de que nos hayamos decidido por una mantelería de otro color, procuraremos coordinarlo bien con la vajilla.

 

 

3. Antes de extender un mantel grande sobre nuestra mesa, es importante cubrir la superficie de ésta con una tela afelpada o acolchada, y mejor aún si debajo de ella ponemos un plástico que proteja la mesa de la humedad. Los accidentes más corrientes durante una comida son las copas de vino volcadas o la caída de algún jugo o salsa sobre el mantel.

4. El mantel elegido deberá colgar bastante por los lados. Una medida clásica es la mitad de la distancia que hay entre la mesa y el suelo.

5. También podemos poner mantelitos individuales. Serán más informales y modernos aunque la superficie de nuestra mesa de madera puede sufrir desperfectos, a veces difíciles de remediar. Pero, estéticamente, podemos organizar una bonita mesa con mantelitos individuales del estilo que prefiramos. En el mercado encontraremos una amplia diversidad para elegir.

Servilletas

1. Las servilletas deberán ser grandes, del mismo género que el mantel o que hagan juego con éste. Si el mantel es de encaje la servilleta debe llevar encajes en una esquina o un adorno de encaje.

2. Las doblaremos en forma rectangular o en triángulo colocándolas sobre el plato superior o a la izquierda de éste, más allá de los tenedores. Hay otras formas de doblar las servilletas (mitra, cucurucho, flor, etc.) pero se consideran poco elegantes. Además, provocan una manipulación excesiva de la servilleta y es poco higiénico. La austeridad es elegante.

3. Nunca, y por ningún concepto, se recomienda emplear servilletas de papel en una comida formal. Aunque este uso se está generalizando, no son admisibles protocolariamente hablando.



Linkedin Google Tuenti Meneame Email

Artículos Relacionados

Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Dejar un comentario

Dejar un comentario

Su email nunca será publicado ni compartido.

Te recomendamos