Reglas básicas para organizar una comida formal en casa

Publicado por Redacción, 03 May 2011

Si queremos organizar en nuestro domicilio particular una comida formal lo primero que debemos tener en cuenta son las características del mismo, ya que para una reunión así necesitaremos espacio suficiente y un presupuesto bastante generoso si queremos ‘quedar’ bien ante nuestros invitados.

Si no disponemos de un servicio propio y tenemos que contratarlo para la ocasión, los expertos recomiendan que la invitación la traslademos a un restaurante donde auténticos profesionales resolverán todos los problemas prácticos.

Para que nuestra comida formal sea un éxito debemos seguir algunas reglas básicas:

1. Si es una cena, el horario ideal es de 21.00 a 22.00 horas. Tendremos que pedir a nuestros invitados que acudan con media hora de anticipación como mínimo. Así podremos ofrecer un aperitivo a los que vayan llegando y dará tiempo a que lleguen los rezagados.

2. Es importante comunicar a los invitados tanto la hora a la que pueden comenzar a llegar como la hora a la que realmente se servirá la cena para evitar demoras o dañar la calidad de la comida que serviremos. El tiempo para un plato es importante pues se corre el riesgo que la comida no esté en su punto.

 

 

3. También es importante pedir al comensal que avise si va a retrasarse. Será el anfitrión quien tome la decisión de no retirar el cubierto al ausente, quién se incorpora a la mesa y ofrecerá una excusa rápida y sin entretenerse en saludos individuales para no entretenerse más de lo inevitable.

4. Si un comensal llega tarde y llos demás ya han terminado de comer o están punto de hacerlo, lo mejor será ofrecerle un plato o un aperitivo frío, que pueda tomar al tiempo que se une a la tertulia general.

5. El tamaño de nuestra mesa es importante cuando vayamos a hacer las invitaciones. Si es una cena entre amigos de confianza  o familiares, se puede estar un poco más apretados en la mesa. Pero, si es formal, no debemos colocar doce personas donde sólo caben diez. Recuerde que los servicios completos de platos, cubiertos y cristalería requieren cierta holgura de espacio.

6. Debemos invitar con anticipación suficiente (unos diez o quince días en casos de cenas importantes y algo menos en los demás casos).

7. Dos o tres días antes debemos reiterar la invitación y pedir a los invitados que confirmen su asistencia para que pueda prevenir cualquier inconveniente. Si somos nosotros los invitados y no podemos asistir, el protocolo marca que debemos llamar al anfitrión y excusarnos.

8. Es conveniente que demos alguna pista sobre cómo esperamos que vistan nuestros invitados o qué tipo de reunión hemos planeado para que cada cual saque sus propias conclusiones y asista a la fiesta debidamente vestido. Nos y les ahorraremos situaciones embarazosas, evitando tener que sentar a un caballero de etiqueta frente a otro con un cómodo jersey de cuello alto, por ejemplo. Aunque os parezca exagerado estas cosas ocurren.



Linkedin Google Tuenti Meneame Email

Artículos Relacionados

Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Dejar un comentario

Dejar un comentario

Su email nunca será publicado ni compartido.

Te recomendamos