Cómo decorar la mesa en Navidad

Publicado por Redacción, 05 Dic 2011

Este sábado arrancan oficialmente los festejos navideños para despedirnos del 2011 y dar la bienvenida al 2012. Estamos preparados para saltarnos -durante unos días- todo tipo de dietas y sucumbir a los placeres terrenales sin más, en los que la gastronomía juega un papel fundamental. Atentos a este post, os vamos a dar las claves para dar en el clavo con la decoración de la mesa navideña, en la que tantos homenajes gastronómicos nos vamos a dar estas fiestas.

Comer es uno de los placeres terrenales que existen. Llegó la hora de decirle a la báscula hasta el año que viene. Llegó la hora, siempre que el bolsillo nos lo permita, de comer productos excelentes que no solemos incluir en nuestra dieta diaria, como los mariscos. Llegó la hora de juntarnos con nuestros familiares y seres queridos entorno a una mesa para comer 'como Dios manda' y pasar largas horas de sobremesa con una 'bebida espirituosa' que nos ayude en la pesada digestión; vital si queremos ahuyentar definitivamente las pesadillas que se cuelan en nuestros sueños siempre que tenemos cenas copiosas.

 

 

Hasta aquí lo tenemos claro. Seguro que todas ya sabéis el menú con el que vais a agasajar estas fiestas a vuestros seres queridos… Seguro que habéis comprado ya todos los productos que os haya sido posible para ahorrar unos euros y evitar que se atraganten más de la cuenta estas fiestas. Como todo tiene que ser perfecto, queremos entrar con buen pie en el 2012, hay que cuidar hasta el último detalle. Sin lugar a dudas, un aspecto clave en toda mesa que se precie es la decoración de la mesa en la que vamos a comer y beber como si se tratase de un bautizo, comunión o boda.  

Lo primero que debéis tener en cuenta a la hora de decorar una mesa con el inigualable toque navideño es el estilo que os define y que lo habéis reflejado a la hora de decorar vuestro dulce y entrañable hogar navideño. Ante todo, vuestra mesa debe ser única y exclusiva. Nunca hay que olvidarse del toque elegante, con clase, que buscamos. A la hora de elegir el mantel de la mesa en la que vamos a colocar estratégicamente a los comensales, hay que seleccionar con mucha ‘cabeza’ el mantel que va a vestir la mesa. Lo más lógico, para evitar apuestas demasiado arriesgadas, es optar  por un mantel blanco que refleje la pureza y elegancia de estas fiestas y, ya de paso, dará la nota blanca en un hogar en el que se ama el escudo madridista. No está de más que el mantel elegido tenga algún elemento decorativo navideño. Pero, ojo, no hay que pasarse. Ante todo nuestro mantel tiene que ser elegante, así que los elementos decorativos que debemos elegir, que sean dorados, o rojos en su defecto.

Antes de poner el mantel es vital que lo planchemos hasta que no quede ni una arruga, puede afear la mesa. Os recomendamos que coloquéis antes que el mantel un hule o muletón para proteger la bonita mesa de madera que tenemos en el salón, ante todo no queremos estropearla…

 

Un mantel blanco, elegante

Un mantel elegante y con clase blanco, merece ser acompañado por servilletas que estén a su altura, así que las servilletas deben ser blancas y en la misma tela que el mantel. No está de más, también es elegante, que las servilletas tengan algún bordado elegante, una flor o una campana, por ejemplo. En cuanto a las dimensiones, de 40 centímetros cada lado. En la disposición de las servilletas en la mesa hay que tener en cuenta que siempre se han de colocar a la izquierda del plato o sobre éste, nunca dentro de la copa, este toque es poco elegante y fuera de todo protocolo que se precie. Una vez hayamos finalizado con la ingesta de alimentos, ya sí que podemos colocar la servilleta a la derecha del plato, eso sí, siempre doblada con elegancia. La elegancia nos debe acompañar durante toda la velada.

En esta ocasión no podemos prescindir de incorporar en el centro de la mesa el tradicional adorno (centro) navideño que nos acompañará durante la velada como si se tratara de un comensal más. Pero siempre debemos optar por un centro elegante que no coma demasiado espacio para que no moleste a los comensales. Lo más elegante es incluir el elemento decorativo principal de la mesa, justo en el centro de la mesa. Su altura, nunca debe de exceder de los 30 centímetros. La elegancia la conseguimos mezclando rosas rojas, blancas y naranjas, en un centro redondo, al que vamos a dar volumen incluyendo brotes (hierbas) verdes; así suavizaremos el centro.

Además hay que apostar por otro elemento decorativo con el que es imposible fallar: las velas. Debéis decantaros por velas rojas, doradas y puras, blancas. Lo recomendable es ponerlas en candelabros de plata de primera ley, aquí hay que evitar engaños, con la plata no nos la podemos jugar que entonces nuestra mesa pierde toda elegancia. Lo ideal es disponerlas alrededor del centro navideño de la mesa, pero siempre con mucho cuidado, prestando especial atención a la distancia mínima de seguridad (3 centímetros) para que el bonito y peligroso fuego no queme nuestro motivo floral.

 

La clave está en la vajilla

La vajilla juega un papel fundamental en nuestra mesa navideña, aprovéchala al máximo. Lo primero, decantarse por una vajilla clásica de cerámica de primera calidad y sin estridencias en el diseño, en la forma. Por ello, siempre debemos decantarnos por la vajilla redonda, blanca; la comida ya alegrará el plato. A la hora de disponer los platos sobre la mesa hay que tener en cuenta que primero debemos colocar un bajoplato de plata de primera ley, a continuación el plato llano y, por último, el hondo.

Es imprescindible que incorporemos en la mesa una bandejita por cada comensal para el pan, que ha de ser redondo y pequeño. Este platito, como os podéis imaginar, también debe ser de plata de primera ley y debemos colocarlo siempre a la izquierda de cada comensal entre la copa y los platos. Así que recuerda, tu plato es siempre el de la izquierda.

Tampoco hay que perder detalle a las copas, hay que colocarlas en la parte derecha superior de los platos. Hay que colocar (de izquierda a derecha) la de agua, seguida de la de vino blanco, la del exquisito caldo tinto. Cuando la cena avance y llegue la hora de brindar con el tradicional champán, sacaremos las copas para beber este rico brebaje, que siempre hemos de colocar a continuación de la copa de vino tinto.

 

Cubertería fina

La disposición de los cubiertos, por último, la de cualquier mesa formal y elegante. El cuchillo siempre a la derecha de los platos con la hoja (parte afilada) hacia dentro, mirando al plato, a la derecha del mismo hay que colocar la cuchara. En cuanto al tenedor, lo colocamos a la izquierda de los platos. Si ponemos pinzas para manipular mejor el marisco, éstas hay que colocarlas siempre a la derecha. En cuanto a los cubiertos del postre, hay que colocarlos en la parte superior del plato.

Como habéis visto los consejos para una mesa muy navideña siguen las directrices de cualquier mesa formal. Ante todo hay que vestir la mesa de forma elegante con cubertería y vajilla de calidad, y copas de cristal de calidad. Además debéis prestar especial atención a la presentación de los alimentos en las bandejas. Todo, absolutamente, todo, deber ir a juego… En definitiva, llegó la hora de sacar nuestra mejor vajilla. Y… ¡A disfrutar de las fiestas!



Linkedin Google Tuenti Meneame Email

Artículos Relacionados

Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos