Dos empresas litigan por el mercado de las patas de pollo

Publicado por Redacción, 21 Sep 2011

Como ya sabéis los más puestos en los gustos culinarios orientales, a los chinos les parece un gran manjar las patas de pollo, consideradas en España como un subproducto. Esto, además de confirmarnos aquel refrán de ‘para gusto, los colores’, ha provocado una auténtica batalla por la disputa de comercializar un alimento considerado delicatesen por los chinos, con los beneficios económicos que supone copar este mercado.

Tal apetitoso negocio de la venta de las patas de pollo al país de los rollitos de primavera trae de cabeza a dos empresas españolas: la cooperativa Coren (gallega) y Outro Polo (vizcaína). Todo surge a raíz de la ruptura unilateral del contrato firmado entre ambas cooperativas por e que Coren se comprometía a vender a Outro Polo 12.000 toneladas de patas de pollo, según se explica en Cincodías.com. Esta, a su vez, las ponía en el mercado chino después de procesarlas, envasarlas y congelarlas. Un negocio que les supuso unas ventas de 1,3 millones de euros. Ahí es nada.

 

 

Tras la ruptura del contrato, Outro Polo ha demandado a su ex socia por haber perdido un negocio de tal magnitud y solicitan una indemnización de 7 millones de euros. Además, suman a la denuncia que Coren se ha quedado con sus clientes y utiliza sus máquinas, ubicada en un pabellón de la cooperativa gallega y adosado a su matadero.

En la vista celebrada ayer en el Juzgado 4 de Orense, ambas partes ratificaron sus posturas. La juez les invitó a llegar a un acuerdo antes del juicio, que tendrá lugar el próximo 25 de enero.

 

Antecedentes

El comercio de las patas de pollo para el mercado chino es, hoy en día, un negocio rentable a todas luces. Un alimento que en nuestro país se tira a la basura, para los chinos es un manjar indiscutible. Dos empresas españolas abrieron los ojos (Coren y Outro Polo) y se plantearon la posibilidad de constituir una sociedad conjunta. Aunque Coren no estaba por la labor se comprometió a colaborar con el proyecto, según Outro Polo, para ahorrarse los costes de la destrucción de lo que consideraban un subproducto y sin salida en el mercado.

Tras el acuerdo alcanzado por ambas firmas, Outro Polo invirtió en maquinaria especializada realizada a medida. Una inversión valorada en casi 200.000, según informa Cincodías.com. En 2007, las ventas ascendieron a 700.000 euros y en 2009 se incrementaron hasta los 1,3 millones. Al final, en 2010, Coren rescindió el contrato de forma unilateral y empezó a vendre directamente a China. Algo que, lógicamente, no gusta nada a la empresa vizcaína.



Linkedin Google Tuenti Meneame Email

Artículos Relacionados

Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos