Restaurar lámpara

Publicado por canalHOGAR, 11 Ago 2015

como restaurar una lampara

¿Tienes en casa una lámpara que se ha estropeado con el paso del tiempo o alguna que hayas heredado de tus abuelos o padres? Restaurar una lámpara es muy sencillo si sigues los siguientes pasos. ¡Muy atento!

Con el paso de los años, es muy habitual que las lámparas pierdan la pintura o su color original. Tanto si es así, como si quieres cambiar los tonos, hoy te enseñamos a restaurar una lámpara. Es un proceso bastante sencillo que te permitirá, en muy poco tiempo, tener otra diferente como si fuera nueva.

¿Cómo reparar una lámpara dañada?

No importa que la lámpara sea de pie, de mesa o de techo, ya que siempre podremos darle otro color, cambiar su estilo o repararla si está rota. ¿Cómo? Siguiendo estos pasos:

1. Quita las bombillas y desenchufa la lámpara o bájala del techo si es necesario.

2. Con una o varias lijas finas, ya sean de rollo o de cepillo, lija con mucho cuidado las partes metálicas de la lámpara.

3. Utiliza un producto específico para eliminar el óxido y la pintura sobrante que pueda tener.

4. Introduce la lámpara en sosa cáustica para que el óxido no vuelva a aparecer o bien protégela con productos elaborados especialmente para ello.

5. Para pintarla puedes utilizar pintura en espray o para aplicar con pincel (especial para metal y resistente al calor). Antes deberás proteger con cinta de carrocero las partes de la lámpara que no debes pintar.

6. Cuando se haya secado, se puede colocar la misma pantalla o luminarias que tenía o comprar otras diferentes para cambiar su aspecto.

Para aplicar éste último paso en la restauración de una lámpara, debes llevar la pantalla o una de las luminarias a la tienda para que te asesoren sobre cuál es la mejor opción. Recuerda que el Seguro de Hogar MAPFRE te ofrece una cobertura especial para tareas de bricolaje, entre las que podrás encontrar la instalación de lámparas, cortinas, estores, estanterías, etc. ¡Infórmate sin ningún compromiso!

LO QUE DEBES SABER...
  • Materiales necesarios: una lija fina, producto para óxido, pincel y pintura.
  • Sosa cáustica: después de quitar el óxido es recomendable usar sosa cáustica para evitar que vuelva a aparecer.
  • Pintura: tiene que ser especial para metal y resistente al calor.


Linkedin Google Tuenti Meneame Email

Artículos Relacionados

Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos