Evitar humedades en el trastero

Publicado por Virginia González, 17 Jul 2012

Tener humedades en el trastero, especialmente si tenéis objetos que se pueden corroer, es muy peligroso. Por eso conviene tomar medidas antes de que esto ocurra y saber ponerles remedio. 

LO QUE DEBES SABER...
  • Ventilar la estancia: la mejor manera de hacer frente a la humedad. Se pueden instalar rejillas.
  • Humedad del suelo: para evitar que aparezca, es conveniente poner una lámina plástica resistente de 0.5 mm.
  • Detectar causas: antes de realizar obra, es fundamental detectar la causa de la humedad (tuberías rotas, malas instalaciones...)

 

Para prevenir o corregir problemas de humedades, lo vital y más importante es ventilar la estancia. Salvo problemas mayores, como que el trastero se encuentre debajo de un jardín o fugas de tuberías. Los problemas de humedades suelen venir por la mala ventilación de la estancia, ya que en ocasiones no se realizan obras para facilitar la transpiración.

 

Cómo evitar las humedades

Es fundamental ventilar el trastero. Si os es posible, es conveniente que instaléis dos aberturas con rejilla a ambos lados de la estancia, de forma que estén como enfrentadas. Esto hará que el aire seco entre y se lleve la humedad. Esta medida podéis plantearla en una junta de vecinos, porque tal vez el resto de inquilinos quieran hacer lo mismo.

Otra opción es hacer obra creando una cámara de aireado con paneles entre el muro y los paneles. Para ello se tienen que fijar los paneles del suelo al techo. Eso sí, dejad al menos 1 cm o 2 de distancia entre la pared y los paneles.

También podéis aplicar 1 cm de draining (mortero de saneamiento) por cada 10 cm de muro y usar pintura no plástica para que el mortero no se bloquee. 

Para el suelo, colocad debajo del pavimento una lámina plástica resistente de unos 0.5 mm. Así podréis mantener alejadas las humedades.

También será conveniente mantener un buen aislamiento térmico. Intentad que las paredes no se enfríen, así evitaréis que aparezca la condensación en los momentos en los que, por ejemplo, haya algún sistema de calefacción en marcha (esto suele darse en trasteros de hogares unifamiliares). Interesa evitar las grandes diferencias de temperatura entre las paredes y el ambiente.

¿Qué sucede si ya existen los problemas?

Lo primero será localizar la fuente de la humedad, como por ejemplo fallos en tuberías, mala instalación de ventanas, puertas de aluminio en los que falta la rotura de puente térmico… Y así poder atacar el problema de raíz y elaborar las reparaciones correspondientes.

Para solucionar un tema de humedades en el trastero, se debe llevar a cabo una ventilación adecuada de la estancia, y si es posible, instalar las rejillas descritas en el punto anterior y en el caso del suelo, colocar la lámina de plástico. Pero, como siempre, es mejor prevenir y realizar una pequeña obra antes que arrepentirse.



Linkedin Google Tuenti Meneame Email

Artículos Relacionados

Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Dejar un comentario

Dejar un comentario

Su email nunca será publicado ni compartido.

Te recomendamos