Cómo restaurar un baúl

Publicado por Redacción, 23 Feb 2012

Seguimos apostando por alargar la vida útil del mobiliario que tenemos en casa. Y lo hacemos por dos motivos, para contribuir al ahorro doméstico y para cuidar el planeta. Siempre que podemos apostamos por el reciclaje. En este post os damos las claves para restaurar el exterior de un baúl, uno de los elementos decorativos que nunca deben faltar en la decoración de nuestro lugar de remanso y paz, el dormitorio.  

¿Tenéis un baúl que habéis heredado y que pertenecía a la casa (del pueblo) de vuestra abuela? Pues, ante todo, pensad en él para que forme parte de la decoración de vuestro dormitorio. Hay que tener en cuenta las posibilidades que tiene un baúl. Aparte de ser un elemento clave en la decoración de una de las estancias principales de casa, el dormitorio, también puede ser nuestro gran aliado para liberar espacio en el armario. Por si no se os había ocurrido, podéis introducir en este baúl (con sabor a tiempos pasados) esas prendas que no os soléis poner o toallas o sábanas.

 

 

También hay que tener presente que los decoradores de interiores siempre ‘ven’ con buenos ojos incorporar algún que otro elemento decorativo o mobiliario vintage. Vuestro hogar demanda mobiliario con el que podamos volver la vista atrás. Teniendo claro esto, os desvelamos cómo hay que restaurar el exterior de ese bonito baúl rústico (que hemos heredado) para que tenga más presencia, le aporte más entidad al dormitorio. ¡Empezamos! ¡Es muy sencillo!

 

Necesitamos:

  • Destornillador
  • Pinceles
  • Brochas
  • Espátula
  • Barniz
  • Decapante
  • Tinte al agua
  • Papel de lija
  • Tapaporos
  • Cepillo de púas metálicas

 

Elaboración:

 

  1. Lo primero que tenemos que hacer es elegir sabiamente la zona de casa en la que vamos a ejercer, aunque sea por un día, de restaurador. Imprescindible decantarse por un espacio bien oxigenado. Si tenéis la suerte de contar con un jardín, ejerced de restauradores en ese espacio (al aire libre) para evitar problemas, intoxicaciones innecesarias.
  2. Empezamos con la tarea que nos hemos propuesto. Nos protegemos con guantes de silicona y gafas. Primero limpiamos el interior del baúl. Eliminamos (con la lija y la espátula) los restos de material que tenga (astillas de madera), con sumo cuidado para evitar estropear la madera.  
  3. A continuación, eliminamos las capas antiguas de barniz, goma, cera, o cualquier tipo de producto que tenga el baúl. Con una brocha hay que extender el decapante y, antes de que se seque, lo retiramos con una espátula o con el cepillo de púas. Nos aseguramos de que limpiamos bien la superficie del baúl (con una bayeta embebida en alcohol).
  4. Llegó la hora de aplicar una mano de tinte al agua. Paso imprescindible para igualar el color de la madera. Esperamos (una hora) a que se seque bien.
  5. Pulimos la superficie con papel de lija y aplicamos (con paciencia) el tapaporos.
  6. Por último, hay que aplicar una capa de cera. Dejamos secar durante varias horas. ¡Listo!

 

¿Habéis visto qué sencillo es restaurar un baúl? ¿Con qué mobiliario os atrevéis ahora? Ya nos contaréis.



Linkedin Google Tuenti Meneame Email

Artículos Relacionados

Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Dejar un comentario

Dejar un comentario

Su email nunca será publicado ni compartido.