Cómo pintar los radiadores

Publicado por Vanesa Sánchez, 05 Oct 2012

Hoy en día en muchos hogares se pintan los radiadores para disimular y que estén completamente integrados en las habitaciones.

LO QUE DEBES SABER...
  • Materiales que necesitas: brocha, rodillo o pistola, pintura acrílica al agua, lija, antióxido y bote de imprimación.
  • Proceso previo: ver el estado de los radiadores. Si son de aluminio, aplicar capa de imprimación. Si son de hierro, lijarlos bien y aplicar antióxido.
  • Pasos: limpiarlos bien una vez preparados. Después proceder a pintar siempre cuando el radiador esté frío, dando una o dos capas.

 

Aunque también deben ser pintados para que no parezcan antiguos u oxidados. Es una técnica aparentemente difícil pero no lo es en absoluto. En pocos pasos veréis cómo quedan de bien los radiadores una vez pintados.

 

Materiales que se necesitan y pasos previos

Antes de empezar debes elegir cómo quieres pintarlos, ya sea mediante brocha, rodillo o pistola. Además de lo anterior, la pintura que tienes que utilizar es la acrílica al agua o una especializada en radiadores que puedes adquirir en los centros de bricolaje. Lo importante es elegir una pintura que sea resistente al calor, ya que hay algunas que soportan temperaturas máximas de hasta 90º C y otras resisten temperaturas de más de 200º C.

También debes saber de qué material están hechos los radiadores, ya que si son de aluminio, por ejemplo, y tienen bastantes años, antes de dar la pintura es necesario dar una capa de imprimación especial para superficies de difícil adherencia. Si los radiadores de aluminio son nuevos, no es necesario, se puede pintar directamente sobre ellos.

En caso de ser radiadores de hierro, habrá que lijar las zonas oxidadas. Esta operación la puedes hacer con lijas gruesas o con un cepillo especial de púas. Posteriormente aplica el producto antióxido en las zonas que se necesite y espera que se seque.

Pintar los radiadores

Una vez terminados los pasos previos, comienza el proceso de pintado. Es muy importante que pintes cuando los radiadores estén completamente fríos. Después, tienes que limpiarlos a conciencia, eliminando el polvo, la grasa y restos de la pintura anterior, si la hubiera. Una vez terminado esto, ya puedes pintar los radiadores procurando que quede una capa fina y deja que se seque.

El proceso de secado puede oscilar entre 1 y 5 horas, dependiendo del tipo de pintura y del grosor de la capa. Si compruebas que ha quedado bien, no es necesario dar otra mano de pintura. Por el contrario, es recomendable hacerlo sobre todo en los radiadores de aluminio que tienen una capacidad de agarre más difícil que los de hierro.



Linkedin Google Tuenti Meneame Email

Artículos Relacionados

Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Dejar un comentario

Dejar un comentario

Su email nunca será publicado ni compartido.

Te recomendamos