Tipos de lámparas halógenas: sus ventajas y desventajas

Publicado por Redacción, 16 Ene 2012

Con la crisis económica acuciante que sufrimos, cada día son menos los que se lanzan a la compra de una vivienda. Pero si sois de los lanzados o tenéis intención de cambiar de lámpara en breve, hoy os explicaremos qué es una lámpara o bombilla halógena y sus diferentes tipos. Por si es la alternativa que estábais buscando.

Primero se vivió con la lámpara incandescente, desde que se inventara en 1878, y convivió con el tubo fluorescente desde 1939.

Buscando una mayor intensidad de luz y un menor consumo eléctrico, ingenieros estadounidenses se pusieron manos a la obra y experimentaron con diferentes materiales hasta que se llegó a la opción más acertada. Así, en 1959 surge la lámpara halógena de tungsteno, también conocida como lámpara de cuarzo, más pequeña y eficaz si la comparamos con las incandescentes comunes de igual potencia. Así, la nueva lámpara ofrecía una luz más brillante y una vida más útil.

 

 

Estructura de la lámpara halógena


Su estructura es prácticamente igual a la de la lámpara incandescente común. Así cuenta con bulbo o tubo de cristal; gas halógeno; filamento de tungsteno y soporte; y conexiones exteriores. Tienen diferentes tamaños, versiones, formas y potencias.

Las formas más comunes de las lámparas halógenas son las siguientes: de cápsula o estándar, dicroica reflectora o lineales. Estas últimas poseen un borde en cada extremo del tubo, las de cápsula y las reflectoras se fabrican con dos patillas y podemos encontrarlas de cápsula con rosca.

 

Ventajas y desventajas de la lámpara halógena


Entre las ventajas podemos encontrar:

  1. Emiten una luz un 30% más blanca y brillante y necesita menos potencia para ello.
  2. Son más pequeñas
  3. Son más eficientes y consumen menos energía.
  4. No pierden intensidad de luz con el paso de las horas debido a que los vapores de tungsteno no ennegrecen su envoltura de cristal.
  5. Tienen mayor vida útil.
  6. La mayoría de los modelos del mercado se conectan directamente a la red doméstica mientras que otros modelos requieren de un transformador reductor a 12 voltios. Pero son los menos.

Entre las desventajas encontramos:

  1. El gran calor que pueden llegar a desprender
  2. La emisión de radiaciones ultravioletas junto con la luz blanca visible. Si queremos utilizarla como lámpara de lectura deberemos emplear medidas de protección.


Linkedin Google Tuenti Meneame Email

Artículos Relacionados

Comentarios (0)

Todavía no se ha publicado ningún comentario, sé el primero en escribir un comentario.

Si quieres comentar el post o recibir asesoramiento de MAPFRE pincha sobre la casilla correspondiente.

Dejar un comentario

Desde este canal nos comprometemos a no publicar nada de su nombre

Su email nunca será publicado ni compartido

* Todos los campos son obligatorios

Te recomendamos